Proverbios 5:15-23

Prov.5_15-23 Casa de Yisrael

Fidelidad en el matrimonio. Encontrar al cónyuge que escoge Yahwéh para una vida matrimonial feliz se compara a hallar un pozo de agua en el desierto. Cuando alguien lo encuentra debe disfrutar esa gran bendición y no buscar en otro pozo con infidelidad. Los cónyuges se deben entrega el uno al otro (1Co.7:3) para procurar la felicidad de manera conjunta, como si fueran un solo ser (Gén.2:24).

El matrimonio ha sido santificado por el Todopoderoso, y ambos cónyuges deben trabajar para mantener el amor y deseo constante del uno al otro. El agua representa todo lo que el cónyuge puede darle a su par para hacerle feliz. El hombre tiene a su cargo la protección y seguridad; el sustento; ser cabeza del hogar en el camino de los mandamientos de Yahwéh, pensando siempre en el amor que haga feliz a su esposa, además de a sus hijos. La mujer ha sido dotada de una gran capacidad de hacer múltiples trabajos (en el hogar y fuera de él); de criar con inmenso amor a los hijos; y también de mantener el amor a su esposo.

Pensar en el adulterio es la peor decisión que Yahwéh no pasará por alto, incluso si alguno quiere hacerlo en privado. El matrimonio debe conservarse puro y santo según la enseñanza hebrea; esto es, distinto a los matrimonios gentiles, donde abundan la falta de respeto, el maltrato, el egoísmo, el desinterés y muchos defectos que arruinan la relación y compromiso. Cualquier problema que afecte la relación debe hablarse sin demora. La comunicación fluida y constante mantiene siempre a salvo el amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s