Proverbios 6:6-11

Prov.6_6-11 Casa de Yisrael

En el sentido literal, el Sabio aconseja aprender de la hormiga que se provee con trabajo y esfuerzo en tiempo bueno para que no falte alimento en tiempos de escasez. Eso fue lo que hizo Yoséf, el Justo, en Egipto, luego de interpretarle el sueño al Farón (Gén.cap.41) y llegó a ser virrey, salvando también a su familia. Allí la Toráh enseña lo que aquí Salomón.

La pereza es un mal tan peligroso que puede causar pobreza y mucho sufrimiento. Pero, ¿sólo pobreza material? No sólo esa, sino también pobreza espiritual. ¿Cómo es ésta? La de no querer trabajar para edificación o alimentación espiritual, obedeciendo los mandamientos de Yahwéh, nuestro Padre. Porque está escrito:

Mat.4:4 Pero él [Yahoshúa el Mesías] respondió [al satán] y dijo: “Está escrito: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Yahwéh [Deut.8:3]”.

Cuando se piensa que la obediencia a Yahwéh es difícil o que ya no es necesaria, entonces uno se hace perezoso. Y el abusar de esa pereza hace que uno se duerma, incluso con los ojos abiertos, en la costumbre general del mundo. Y el dormir espiritual hace que uno se hunda en la falta de conocimiento de la verdad, lo que causa una “desnutrición espiritual”.

Cuenta la escritura lo siguiente:

Mar.14:32 Llegaron al lugar que se llama Gat-Shemanim, y les dijo a sus discípulos: “Siéntense aquí, mientras yo oro”. (33) Llevó consigo a Kefá, a Yaaqov y a Yojanán, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. (34) Y les dijo: “Tengo una tristeza de muerte. Quédense aquí y manténganse alerta”. (35) Pasando un poco adelante, se postraba en tierra y oraba que de ser posible, no tuviera que pasar por aquel momento. (36) Decía: “¡Abba! (Padre), todo es posible para ti! ¡Aparta de mí este trago! Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieres”. (37) Volvió y los halló durmiendo, y le dijo a Kefá: “Shimón, ¿duermes? ¿No has podido mantenerte alerta una sola hora? (38) Manténganse alerta y oren, para que no caigan en tentación. El espíritu en verdad está dispuesto, pero la carne es débil”. (VIN)

Lo dicho en lo resaltado nos muestra que el dormir, cuando se debe estar alerta, puede hacer que uno caiga en tentación, porque la carne es débil. Y esto pasa con el perezoso, quien se deleita en dormir espiritualmente, y queda expuesto a caer en muchas tentaciones y tropiezos, ya que actuará como un “borracho” que pierde el control de sus actos. El mundo en general se “duerme” alejado de hacer la Voluntad del Todopoderoso, por eso les llega muchos sufrimientos, como un “vagabundo armado” y que puede robar la vida, en especial la vida perpetua.

Por ello hay que despertar y abandonar la pereza, abandonar la necedad de despreciar las enseñanzas del Eterno.  Hay que aprender de la hormiga, de su previsión y prudencia, y actuar para trabajar sobre uno mismo estudiando la Palabra del Eterno y orando para lograr el crecimiento en rectificación espiritual. De tal manera, haciendo la Voluntad de Yahwéh obedeciendo sus mandamientos, según el ejemplo que dejó Yahoshúa el Mesías, podremos despertar con el sonido del Shofar con la esperanza firme de alcanzar la vida eterna en el mundo venidero.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s