Proverbios 8:32-36

Prov.8_32-36 Casa de Yisrael

La Sabiduría concluye en este capítulo que felices son los que la encuentran y ponen en práctica, aceptando su educación. También como está escrito:

Feliz el hombre a quien tú corriges, oh YaH, y educas en Tu Toráh, para darle tranquilidad en los días de adversidad, mientras al malvado se le cava un hoyo. Salm.94:12-13 VIN

Y:

Halelu-YaH. Feliz el hombre que respeta a Yahwéh, que se dedica con fervor a sus mandamientos. Sus descendientes serán poderosos en la tierra, una generación bendecida de hombres rectos. Bienestar y riquezas hay en su casa, y su benevolencia dura para siempre.  Salm.112:1-3 VIN

Porque quienes hallan la Sabiduría encuentra la Vida y el Favor de Yahwéh. Y esta Sabiduría es el Mesías que nos dio vida si vivimos según él nos enseñó como ejemplo, como está escrito también:

En cuanto a ustedes, estaban muertos en sus delitos y pecados, en los cuales anduvieron en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia. En otro tiempo todos nosotros vivíamos entre ellos en las pasiones de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de la mente; y por naturaleza éramos hijos de ira, como los demás. Pero Elohim, que es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en delitos, nos dio vida juntamente con el Mesías. ¡Por un favor están ustedes salvos!  Ef.2:1-5 VIN

Y esta Sabiduría celestial no tiene nada que ver con la humana, como también el Apóstol Pablo lo dejó claro:

Sin embargo, hablamos con sabiduría entre los que han alcanzado madurez; pero no una sabiduría de este mundo, ni de los príncipes de este mundo, que perecen. Más bien, hablamos la sabiduría de Elohim en misterio, la sabiduría oculta que Elohim predestinó desde antes de los siglos para nuestra gloria. Ninguno de los príncipes de este mundo conoció esta sabiduría; porque si ellos la hubieran conocido, nunca habrían ejecutado en el madero al Maestro glorioso.  1Co.2:6-8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s