Yisrael, el asno y el MESíaS.

  1. ¿Por qué el Mesías Yahoshúa entró a Jerusalem montado sobre un asno y no sobre algún otro animal?
  2. ¿Hay algún significado detrás de esto más allá del cumplimiento de una profecía?
  3. Y si es así ¿Qué representa el burrito y qué importancia tiene para nosotros?

En Zacarías 9:9 encontramos el registro de esta profecía:

¡Gózate grandemente, Hermosa Tsiyón; levanta un clamor, Hermosa Yerushalem! Mira, tu rey viene a ti. Viene victorioso, triunfante, sin embargo humilde, montado en un asno, en un burro parido por un asna.


Y en Mateo 21: 1-11, Marcos 11: 1-11, Lucas 19: 29-44 y Juan 12: 12-19 encontramos el relato de la entrada a Yerushalem del Mesías montando en un Burrito.

Mateo 21

1  Cuando se acercaron a Yerushaláyim y llegaron a Bet-Pagué, junto al monte de los Olivos, Yahoshúa envió a dos discípulos,

2  diciéndoles: “Vayan a la aldea que está frente a ustedes, y en seguida hallarán un asna amarrada, con su asnito al lado. Desátenla y tráiganmelos.

3  Si alguien les dice algo, díganle que el Maestro los necesita y que luego los devolverá”.

4  Todo esto sucedió para cumplir la declaración del profeta que dijo: 5  “Díganle a la hija de Tsiyón: ‘Mira que tu rey viene a ti, manso y sentado sobre un asna, con su asnito, hijo de bestia de carga’”.

6  Los discípulos fueron e hicieron tal como Yahoshúa les había mandado.

7  Trajeron el asna y el asnito y pusieron sobre ellos sus mantos, y él se montó en ellos.

8  La mayor parte de la multitud tendió sus mantos en el camino, mientras otros cortaban ramas de los árboles y las tendían por el camino.
9  Las multitudes que iban delante de él y las que lo seguían aclamaban diciendo: “¡Hoshía na!” al Hijo de Dawid; “¡Bendito el que viene en el nombre del Yahweh! ¡Hoshía na, desde las alturas!”

10  Cuando entró en Yerushaláyim, toda la ciudad quedó en conmoción, y preguntaban: “¿Quién es ése?”  11  Y las multitudes respondían: “Este es el profeta Yahoshúa, el de Natséret del Galil.

En éxodo 13:11-14 encontramos una referencia que arroja luz sobre el asunto:

11  “Y cuando Yahwéh te haya introducido en la tierra de los kenaanitas, como les juró a ti y a tus padres, y te la haya dado,

12  apartarás para Yahwéh todo primer fruto del vientre: todo primerizo macho que dé tu ganado será de Yahwéh.

13  Pero todo primerizo de asna lo redimirás con una oveja; si no lo redimes tienes que romperle el pescuezo. Tienes que redimir a todo primogénito varón entre tus hijos.

14  Y cuando, en tiempos venideros, tu hijo te pregunte: ‘¿Qué significa esto?’ le dirás: ‘Fue con mano poderosa que Yahwéh nos sacó de Mitsráyim, la casa de servidumbre.

Nota del Disertante:

Recordemos que la biblia no está escrita sencillamente para nada, sino que todo tiene un propósito y según Shaúl enseñó;  Heb 9:9 “Esto (la ley de los sacrificios) es una figura para el tiempo presente, según la cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden perfeccionar en cuanto a la conciencia, al que rinde culto.

Col 2:17  “Estas cosas son sólo una representación de los bienes que vendrán, pero la realidad pertenece al Mesías.” Por lo tanto, si tomamos en cuenta que la ley es una representación de la realidad que pertenece al Mesías, podemos saber con certeza que la identidad del cordero que redime al primogénito del asno es Yahoshúa mismo.

Ahora bien, ¿a quién entonces representa el asno? veamos lo que dice el profeta Oséas 8.

8 Yisrael está aturdido; ahora han venido a ser ante las naciones como vasija que nadie quiere, (9)  [como] un asno montés solitario. Porque han subido a Ashur, Efráyim ha comprado amistad.

Nota del Disertante:

Por esta descripción, podemos entender que Efraím (la diez tribus, o casa de Yisrael) es semejante a un asno montés; pero para que Efraím encaje con las exigencias de la ley y pueda ser redimido, también tiene que ser considerado como “primogénito“. Recordemos que el sacrificio del cordero es para redimir a un asno primogénito, así que leamos con atención lo que el profeta Jeremías nos dice acerca de esto:

Yermiyah 31

8 “Yo los traeré de la tierra del norte, los reuniré de los confines de la tierra –entre ellos vendrán ciegos y cojos, mujeres encinta y las paridas– en una gran multitud volverán acá. (9)  Vendrán con llanto, y con compasión los guiaré. Los conduciré a los arroyos de aguas, por un camino parejo donde no tropezarán. Porque yo soy siempre un Padre para Yisrael, Efráyim es mi primogénito”. (10)  ¡Oh naciones, escuchen la palabra de Yahwéh y háganlo saber en las costas lejanas! Digan: “El que dispersó a Yisrael lo reunirá y lo guardará, como el pastor a su rebaño”.

Después de esto, podemos entender que Efraím es un primogénito de asno y que para no quebrarle el cuello tenía que ser redimido por un cordero, es decir; nosotros, siendo Efraím, tenemos como única vía de salvación el sacrificio del cordero que es Yahoshúa. Por esto, la entrada triunfal de Yahoshúa sobre un burrito, más allá de la humildad que demuestra, también es un recordatorio de que sería él el cumplimiento de la promesa de Yahwéh, quien salvaría y redimiría al Yisrael disperso entre las naciones.

Yahwéh le dio la primogenitura a Efraím con el propósito de cumplir la bendición que le prometió mediante Yaacov, esto lo podemos leer en el libro de Génesis

Gén 48:13  Yosef los tomó a los dos, a Efráyim con la mano derecha –a la izquierda de Yisrael– y a Menasheh con la mano izquierda –a la derecha de Yisrael– y se los acercó. (14)  Pero Yisrael alargó su mano derecha y la puso sobre la cabeza de Efráyim, aunque era el menor, y su mano izquierda sobre la cabeza de Menasheh cruzando así las manos –aunque Menasheh era el primogénito. (15)  Y bendijo a Yosef, diciendo: “ha’Elohim en cuyos caminos anduvieron mis padres Avraham y Yitsjaq, ha’Elohim que ha sido mi pastor desde mi nacimiento hasta este día –(16)  el Mensajero que me ha rescatado de todo mal– bendiga a los muchachos. En ellos se recordará mi nombre, y los nombres de mis padres Avraham y Yitsjaq, y que ellos lleguen a ser grandes multitudes sobre la tierra”. (17)  Cuando Yosef vio que su padre estaba poniendo su mano derecha sobre la cabeza de Efráyim, pensó que se había equivocado; así que tomó la mano de su padre para moverla de la cabeza de Efráyim a la de Menasheh. (18)  “Así no, padre”, le dijo Yosef a su padre, “que el otro es el primogénito; pon tu mano derecha sobre su cabeza”. (19)  Pero su padre objetó, diciendo: “Lo sé, hijo mío, lo sé. Él también llegará a ser un pueblo, y también será grande. Pero su hermano menor será más grande que él, y su linaje será suficientemente numeroso para formar naciones”.

Nota del Disertante:

Es curioso que algunos afirmen que la letra hebrea “taw” signifique pacto, y más curioso es que en paleo-hebreo ésta misma letra esté representada por dos líneas cruzadas, tal como Yaacov cruzaba sus brazos al bendecir a Efraím, ¿será acaso una representación del pacto que Yahwéh estaba haciendo con nosotros? Sigamos viendo cómo la bendición de Yaacov para sus hijos tiene un carácter profético que tiene cumplimiento hasta el día de hoy:

Gén 49:9  Yahudah es un cachorro de león. De la caza, hijo mío, has vivido. Él acecha, se agazapa como un león, como el rey de las bestias –¿Quién se atreve a despertarlo? (10)  El cetro no se apartará de Yahudah, ni la vara de gobernante de entre sus pies; hasta que venga Shiloh, y el homenaje de los pueblos será suyo. (11)  Él amarra su asno a una viña, el burrito de su asna a una viña selecta; lava sus ropas en vino, su manto en sangre de uvas.

Nota del Disertante:

Shiloh es sin duda alguna un nombre profético para el Mesías, en esto coinciden el judaísmo y el cristianismo. Y es interesante que, después de la venida del Mesías, el cetro de Yahudah quedaría en su más alto esplendor. Para entonces, serle dada a él la autoridad.

En otras palabras. El cetro no se apartará de Yahudah, ni la vara de gobernante de entre sus pies; hasta que venga Shiloh (Es decir hasta que él gobernador llegue serlo sobre todos), y el homenaje de los pueblos será suyo.

¿Y qué es lo primero que hace Shiloh, después de recibir dicha autoridad y homenaje? Amarrar su asno a una viña!!! El estar bajo una viña es un hebraísmo común de la época que transmite la idea de seguridad, paz y tranquilidad, por ejemplo:

1Re 4:25  Todos los días de Shelomoh, Yahudah e Yisrael, desde Dan hasta Beer Sheva, vivían seguros, cada uno bajo su vid y bajo su higuera.

Miq 4:4  sino que cada hombre se sentará bajo su vid o su higuera sin que nadie lo perturbe. Porque fue Yahwéh de los ejércitos quien habló.

Ahora bien, ¿Qué significa para nosotros como Efraín, estar amarrados a la Viña?

El capitulo cinco de Isaías nos habla de la viña de Yahwéh, específicamente el verso 7 nos aclara quién es dicha viña.

Isa 5:7  Porque la viña de Yahweh de los Ejércitos es la casa de Yisrael, el semillero que atendió con amor son los hombres de Yahudah. Y él esperaba justicia, pero sólo vio injusticia; esperaba equidad, pero sólo vio maldad.

Entonces, sabiendo que Yisrael es la viña de Yahwéh, sabemos que por medio del hijo estamos unidos a dicha viña. Sin embargo, si prestamos atención al texto, entenderemos que hay dos tipos de asnos; uno que es amarrado a una viña, y otro que es amarrado a una viña selecta. El burrito amarrado a una viña selecta es el primogénito de asna, el que a salido de ella, y ese es el que sería redimido, ¿Cómo entonces podemos lograr ser amarrados a la viña selecta? y ¿Quién es esta viña selecta? veamos lo siguiente:

Yojanán / Juan 15

1  “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

2  Toda rama mía que no está produciendo fruto, él la quita; y toda rama que está produciendo fruto, la limpia para que dé más fruto.

3  Ya ustedes están limpios por la palabra que les he hablado.

4  “Permanezcan en mí, y yo en ustedes. Como la rama no puede llevar fruto por sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí.

5  Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste produce mucho fruto. Pero separados de mí, nada pueden hacer.

6  Si alguien no permanece en mí, lo echan fuera, y se seca, como las ramas, que las recogen y las echan en el fuego, y las queman.

7  “Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.

8  En esto se glorifica mi Padre: en que ustedes produzcan mucho fruto y sean mis discípulos.

9  Como el Padre me amó, también yo los he amado; permanezcan en mi amor.

10  Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

Nota del Disertante:

El verso 2 menciona que, aunque algunas ramas pertenezcan a él, no es suficiente para evitar ser arrancado; sino que, para permanecer en él, tenemos que guardar los mandamientos! (verso 10) Esto quiere decir que hay muchos que están amarrados a la viña, pero muy pocos amarrados a la viña selecta, que no es el “Jesús Dios” que predica el cristianismo Romano, sino Yahoshúa, el mesías judío, HIJO del Elohim Altísimo. Por lo tanto, muchos de esa viña serán pisoteados en el lagar, mientras que los que son amarrados a la viña selecta, es decir los que son añadidos a Yisrael por medio del Mesías, serán lavados por la sangre del cordero.

Gén 49:11  Él amarra su asno a una viña, el burrito de su asna a un viña selecta; lava sus ropas en vino, su manto en sangre de uvas. (12)  Sus ojos son más oscuros que el vino; sus dientes son más blancos que la leche.

Yeshayah / Isaías 63

2  ¿Por qué está tan roja tu ropa, y tus vestiduras están como las del que ha pisado en el lagar? (3)  “He pisado el lagar yo solo; de los pueblos nadie estuvo conmigo. Los he pisado en mi furor, y los he hollado en mi ira; la sangre de ellos salpicó mis vestiduras, y se manchó toda mi ropa.

Apoc.7:14  Y yo le dije: “Maestro mío, usted lo sabe”. Y él me dijo: “Estos son los que vienen de la gran tribulación; han lavado sus ropas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.

Apo 19:12  Sus ojos son como llama de fuego. En su cabeza tiene muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino él mismo.

Apo 19:15  De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las guiará con cetro de hierro. Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira de Êl Shaday.

Apo 19:6  Oí como la voz de una gran multitud, como el ruido de muchas aguas y como el sonido de fuertes truenos, diciendo: “¡Haleluyah! Porque reina Yahweh, nuestro Êl Shaday.

Apo 19:7  Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su novia se ha preparado.

Apo 19:8  Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, resplandeciente y limpio”. Porque el lino fino representa los actos justos de los santos.

¡YAHWEH los Bendiga y haga resplandecer su rostro delante de ustedes!

 Jorge Velarde.

Publicado por

Jorge Velarde

Buscador de la verdad, defensor de realidades.

Un comentario en “Yisrael, el asno y el MESíaS.”

  1. Alentador mensaje de una prominente realidad no muy lejana en el tiempo ! Excelente trabajo del disertante al aclarar los puntos importantes sobre los que debemos hacer hincapié para formar parte de la promesa divina!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s