Restaurando sabiduría hebrea. Caso 3: 2Pe.3:13-17

WhatsApp Image 2018-11-20 at 21.57.40

2Pe 3:13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. (14) Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. (15) Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, (16) casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. (17) Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos [αθεσμων / athesmon], caigáis de vuestra firmeza. (RV1960)

 Entendimiento correcto del caso:

Si buscamos la definición de “inicuo, cua”, encontraremos según la RAE:

inicuo, cua

Del lat. inīquus.

1. adj. Contrario a la equidad.

2. adj. Malvado, injusto.

Pero resulta ser que esa no es la traducción más precisa de la palabra griega compuesta αθεσμων / athesmon, que es declinación de αθεσμος / athesmos. La palabra griega thesmos se usa, en este contexto, en sentido de imposición legal y deriva de una raíz que se usa para referirse a algo que se coloca o pone en el corazón. Unida a la letra griega alfa (α), al comienzo, se transforma en la falta o contrario (αθεσμος / athesmos). Por ello, es correcto traducirla por falta de Ley o ilegal, o más bien por transgresor de la Ley/Toráh o de la Palabra del Todopoderoso.

Si afinamos la puntería, diríamos que se refiere a los que no guardan los Mandamientos del Todopoderoso en sus corazones, sino que, al contrario, hacen cualquier cosa también para que otros tampoco lo hagan. A partir de malintencionadas traducciones (como “inicuos“, en este caso, o “malvados“, en otros), se enseñan doctrinas totalmente distintas y hasta contrarias a las que enseñaban los discípulos de Yahoshúa el Mesías. Porque, ¿quiénes son los inicuos o malvados? Los que son definidos por personas que no respetan la definición de la Escritura.

Analicemos el pasaje citado a la luz de esta corrección y podremos darnos cuenta que Shimón Kefá (Pedro) está advirtiendo que ya en ese mismo tiempo estaban tergiversando las enseñanzas de Shaúl (Pablo) por sus profundas palabras, así como también las Escrituras de la Toráh y los Profetas. Y hablaba de los “inconstantes” e “indoctos“, es decir, aquellos que no soportan la obediencia a los mandamientos de Yahwéh; o que aprenden cualquier cosa contraria a las Enseñanzas Escriturales, quedando así presos de la ignorancia, pues prefieren oír a maestros que tuercen las Escrituras para generar doctrinas no hebreas y que les cae más suave a sus religiones.

Luego de fallecer todos los discípulos y el Apóstol Pablo, las manipulaciones de las Escrituras y de las cartas llevaron a cambiar el mensaje original de los primeros creyentes y emisarios del Mesías. Shimón Kefa llama la atención para que se resguarden de esas personas que arrastran hacia la perdición, pues esa es la consecuencia a la que lleva la desobediencia a los Mandamientos de Yahwéh. Pues, como había dicho Pablo, ya estaba obrando el misterio de la “anulación de la Ley/Toráh” (2Tes.2:7), en contra de la Voluntad del Todopoderoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s