Proverbios 16:24-29

Prov.16_24-29 Casa de Yisrael

Cuán agradable es oír a una persona hablar pacíficamente, con suavidad. Sobre todo, oír a una que transmite conocimientos sobre la Fe. Esas palabras revitalizan los ánimos y sanan las vidas de aquellas personas que sufren por estar lejos del Todopoderoso, lejos de hacer su Voluntad.

La mente del hombre puede llegar a ser muy poderosa, tanto que puede engañar a muchas personas con palabras persuasivas, pero no necesariamente con la ayuda del Espíritu del Santidad de Yahwéh. Y mucha gente cree ir por el camino de Fe correcto, sin darse cuenta que quizás está siendo engañada por alguna de esas mentes. Por eso, el remedio es abrir los ojos, despertar e investigar si uno está siendo engañado o no. Buscar la Verdad que da Vida, la que se encuentra en las Santas Escrituras. Y también no dejarse desviar por quienes llaman a lo malo, bueno, y a lo bueno, malo. ¡Cuán beneficioso para los creyentes sería que trabajaran incasablemente por saciar el hambre de aprender esa Verdad Escritural, como si fuera buscar saciar el hambre corporal!

En hebreo, además de “malvado” en el vers.28, da la posibilidad de traducir como una persona inútil o vana. Esas personas sólo piensan en hacer mal, especialmente con sus lenguas, provocando grandes incendios. Tal como dijo el emisario Yaaqov (Stgo.3:6 TKIM): “Sí, la lengua es un fuego, un mundo de perversidad. La lengua está así puesta en nuestros cuerpos y deshonra a todos los otros miembros, incendiando todas nuestras vidas; y es incendiada por el mismo Guei-Hinnom.”.

Y esas personas, que aman jugar con sus lenguas chismeando, son las perversas que generan peleas, contiendas, divisiones y enemistades donde no debería ocurrir. En general, en sus corazones no hay amor al prójimo (o no como debería haber), ni el Todopoderoso mora en ellas (o a veces se aleja parcialmente). Tampoco Él está con las personas violentas (incluso solo verbalmente), las que empujan a otras a desviarse del camino verdadero de la Palabra de Yahwéh o el de su Voluntad, enseñándoles que la desobediencia a los mandamientos es el “buen camino”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s