Proverbios 17:1-7

Prov.17_1-7 Casa de Yisrael

En las familias no hay un bien tan preciado como vivir en paz, aunque haya muchas necesidades. La paz da lugar al amor, pues se construye en el respeto al prójimo. Es muy difícil vivir en el mundo con bienes materiales de sobra, pero en permanentes contiendas o discordias. Esa vida está llena de amarguras y odio.

Avraham tenía un siervo prudente y respetuoso (Eliezer), a quien consideraba como un hijo y que podía heredar la Promesa, hasta que llegó Yitjaq (Isaac). Pero en sentido profundo, el siervo prudente se refiere a quienes no nacieron descendientes por sangre de israelitas (los hijos o hermanos herederos); pero esos siervos (gentiles), por haber cambiado de vida y por hacer la Voluntad del Todopoderoso, compartirán la herencia de las Promesas a Yisrael por haber abrazado la Fe Hebrea. Esos siervos son los casos como Rajab, Ruth y todos los que creen en el Mesías Yahoshúa y pasan a ser hijos de Avraham y coherederos en el Olivo que es Yisrael (Rom.11). Y el hijo “rufián” representa a los descendientes de sangre que abandonaron la Fe y se hicieron impíos, para perder la herencia del mundo venidero.

Como se purifica el oro y la plata, así Purifica Yahwéh a sus hijos creyentes. El “crisol” y el “horno” simbolizan las situaciones difíciles que el Todopoderoso permite que sus hijos pasen en la vida, siempre bajo su control, para que ellos crezcan y maduren espiritualmente y ayuden a otros. Otra interpretación de plata y oro es que, aunque por fuera (ante los demás) uno se muestre muy santo y justo, Yahwéh conoce los pensamientos y los probará, queriendo que la imagen buena exterior de la persona sea como la interior, y no se hunda en la hipocresía.

Dependiendo a quienes oigamos y sigamos, andaremos por caminos malos o buenos. Debemos cuidarnos de oír malas enseñanzas presentadas como buenas, o que no se basan en la Verdad Escritural. Debemos cuidarnos también de no dejar pasar las oportunidades de ayudar a necesitados, pues es una afrenta al Creador; peor aún si uno se goza en la desgracia de otro.

Los descendientes en las generaciones dependen de cómo vivieron los antepasados. Lo mismo en las familias; ¡cuán importante es la educación en principios morales que hacen rectos a hijos y nietos! El mejor tesoro para una persona es educar a sus hijos según los principios enseñados por el Todopoderoso, para que sean honrados por sus buenas acciones y conductas. De la misma manera, cuando hacemos la Voluntad de Yahwéh, le glorificamos como nuestro Padre celestial.

Lenguaje exquisito se refiere a enseñanzas rectas. El necio viene a predicar algo que no practica, y por eso queda descalificado, pierde respeto y no puede enseñar. El príncipe representa al maestro, que no debería ser oído si enseña cosas falsas, o basadas en mentiras, como las que se contraponen a las Verdades Escriturales, que son Palabras de Yahwéh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s