Proverbios 18:1-6

Prov.18_1-6 Casa de Yisrael

Literalmente, el hebreo dice en el primer versículo: “el que se aparta o se aísla“, que puede tener el sentido de egoísmo porque sólo busca su propio bien y no se abre para compartir (conocimiento, por ejemplo). También dice que esa persona “contra todo consejo se descubre“, es decir, manifiesta irritación, producto de su necedad y de un vivir mundano con poca Presencia del Todopoderoso en su vida. El necio cumple también con lo dicho anteriormente, pues se aparta del discernimiento al vivir sin prudencia y sin buscarla. Y, a su vez, se goza en revelar su propia opinión, sin importarle las enseñanzas del Todopoderoso ni hacer su Voluntad.

Una manera de entender el vers.3 es: el malvado o impío también desprecia a los demás, pero termina avergonzado por la gente cuando le hagan ver su gran falta. Otra manera es: que el malvado o impío es despreciado por los que hacen bien, y también se avergüenza cuando lo reprenden. Aunque hay gente mala que hace siempre mal y jamás siente vergüenza, hasta que venga el Juicio del Todopoderoso.

Sabemos que las palabras tienen poder, ya sea para herir o para curar; sea para desanimar o animar; sea para despreciar o apreciar; dependiendo si se usan bien o mal. Si una persona se guía por la Palabra de Yahwéh, se llenará de “agua viva”, que se identifica con su Espíritu de Santidad, tal como lo hizo su Hijo, Yahoshúa, el Mesías. Esa persona siempre hablará bien y dará esperanza a otras; siempre hará sentir mejor a otra persona; la levantará si está decaída; le hará ver sus cualidades y su grandeza; jamás la despreciará si tiene buenas intenciones. Porque, de hacerlo, no tendrá verdadera sabiduría para transmitir. Una cosa es conocimiento, otra, sabiduría.

Y como ya ha dicho Salomón en el capítulo 17, es un gran error juzgar mal; ya sea viendo inocente a un impío, o culpando de algo malo a un inocente. Es muy probable que aquí se repita la idea para relacionarlo con el uso de la palabra correctamente y así evitar ese error. Pues, si de verdad se tiene suficiente “agua viva”, se tratará de evitar juzgar mal, incluso, sólo de juzgar.

Debemos tener mucho cuidado con los necios que buscan contender, sobre todo cuando uno trata de transmitir conocimientos de las Escrituras. Precisamente, el arma del necio es usar mal su lengua, movido por su carnalidad, para imponer sus erróneas creencias o caprichos. Debemos de todas maneras evitar la conversación con una persona como tal, cuando la identificamos previamente. O abandonarla, si nos damos cuenta sobre la marcha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s