Proverbios 18:19-24

Prov.18_19-24 Casa de Yisrael

Cuando falta amor en una persona, cuando es dominada por sus pasiones, su corazón se cierra a perdonar y no puede vivir bien con esa carga. Todos nos equivocamos o fallamos alguna vez, pero también necesitamos que tengan misericordia de nosotros, y nosotros con quienes nos ofenden, para que triunfe el amor como el que nos da el Todopoderoso. Y relacionado con lo dicho, uno puede alimentarse de amor o de su falta de éste, dependiendo de lo que diga. Si hay falta de amor, el mismo se profundiza con el mal uso de las palabras contra su prójimo. Al contrario, si hay amor, con el buen uso de sus palabras lo aumentará. Dijo David:

¿Quién es el hombre que desea vida? ¿Quién anhela años para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela. (Salm.34:12-14 VIN).

Es tan importante para una persona (hombre o mujer) buscar un buen cónyuge, como buscar vivir relacionado con el Todopoderoso. Salomón ha dicho en otro Libro:

Mejor dos que uno solo, pues tienen mejor recompensa por su trabajo. Porque si caen, el uno levantará a su compañero. Pero, ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante! También si dos duermen juntos, se abrigarán mutuamente. Pero, ¿cómo se abrigará uno solo? Y si uno es atacado por alguien, si son dos, prevalecerán contra él. Y un cordel triple no se rompe tan pronto.  (Ecl.4:9-12 VIN)

El buen matrimonio que se guía según su respeto al Todopoderoso Yahwéh, es como un cordel triple (con fuerza de tres espíritus) que los hará resistir contra todo mal o problemas.

En el vers.23 tenemos una posible aplicación profunda. Ser “pobre” puede entenderse como tener pocos conocimientos en las Escrituras. Y ser “rico” como lo contrario. Los ruegos del “pobre” se refieren a la humildad en su pensar y hablar como alguien que reconoce que siempre tiene que aprender, aun sabiendo mucho. Pero la “dureza” del “rico” (que sabe mucho) demuestra arrogancia, soberbia y envanecimiento en sus palabras. Y esto aborrece Yahwéh. Por ello decía nuestro Maestro Yahoshúa: “Felices los que tienen espíritu de pobres [humildad siempre], porque de ellos es el reino del Cielo.” (Mat.5:3 VIN).

El último versículo se puede entender mejor considerando que algunos amigos se tienen para que lo quebranten a uno y aprender de ello. Uno mismo tiene que aprender de errores, sean de ajenos como de propios. Esto se puede dar con familiares, con amigos o sólo compañeros, con hermanos en la Fe, con cualquier tipo de relación. Y no olvidar que siempre tendremos como amigo al Mesías, quien dio su vida para salvarnos y nos enseñó el amor perfecto de amar a todos, incluso a nuestros enemigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s