Proverbios 19:12-17

Prov.19_12-17 Casa de Yisrael

En los tiempos antiguos, los súbditos del rey debían cuidarse de no provocarle ira, más bien debían ganarse sus favores. Pero, en sentido profundo, ese proverbio habla proféticamente del Mesías, que se identifica con el Rey León de la tribu de Yahudáh, la Raíz de Dawid (Ap.5:5). Cuando el Mesías regrese, vendrá con «rugido de león», es decir, con juicio y guerra para pagar a cada uno conforme a sus obras (Ap.19:11-16, 22:12). Destruirá con ira a los impíos que se lo merecen, pero salvará y recompensará a los justos como el rocío riega la hierba en la mañana.

Los hijos necios, como ya hemos visto antes, no sólo son tormentos para los padres, sino también deshonra y vergüenza. Por ello es indispensable una correcta educación desde niños según los mandamientos de Yahwéh. La esposa quisquillosa es la que siempre está contendiendo, aunque no significa que los esposos no lo hagan también. El hombre que tiene el llamado a educar y ministrar, debe saber elegir bien a su esposa, para que sea su complemento y entre ambos puedan servir bien a Yahwéh. De la misma manera una mujer debe elegir bien su esposo, pues de eso depende la buena educación de los hijos y la paz hogareña. El valor de una mujer prudente y que ayuda a su esposo en su servicio al Todopoderoso, es de mayor valor que cualquier herencia material de padres. Y el ejemplo en los antepasados de la Escritura para todas las mujeres es Sarah, la esposa de Avraham.

Ya hemos hablado de la pereza y lo dañino que es para tener el sustento en la vida. Pero la peor pereza es la espiritual, la de no querer estudiar la Palabra de Yahwéh para aprender a hacer su Voluntad y vivir con bendiciones. Esa pereza provoca malestar e insatisfacción con la vida misma, que se entiende como hambre de querer estar bien, sin poder lograrlo.

Para no caer en esa pereza espiritual, hay que apreciar la vida misma de uno reconociendo lo sumamente valioso que es respetar los Mandamientos de Yahwéh. Pues ellos son guía para vida, luz en tinieblas o cuando se presenten problemas, y gozo por la recompensa de bendiciones. Y quienes los descuidan serán tentados a transgredirlos aún más, hasta que ya en situación de impiedad se gane la muerte para siempre. Todo se trata finalmente de justicia verdadera ante el Todopoderoso Yahwéh. El que hace el bien, sobre todo a los pobres, será recompensado con grandes bendiciones. De lo contrario, sufrirá la justicia del Juez Todopoderoso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s