Proverbios 19:6-11

Prov.19_6-11 Casa de Yisrael

Stg.2:1 Hermanos míos, no mezclen la fe de nuestro glorioso Maestro Yahoshúa el Mesías con el favoritismo. (2) Porque si en su sinagoga entra un hombre con anillo de oro y ropa lujosa, y también entra un pobre con vestido andrajoso, (3) y sólo atienden con respeto al que lleva ropa lujosa y le dicen: “Siéntate tú aquí en buen lugar”; y al pobre le dicen: “Quédate allí de pie” o “Siéntate aquí a mis pies”, (4) ¿no tienen favoritismo entre ustedes? ¿Y no vienen a ser jueces con malos criterios? (VIN)

Ser “jueces con malos criterios” es una total falta de amor al prójimo y una seria violación a los mandamientos de Yahwéh. Debemos mirar siempre con amor y ayudar a los menesterosos, si no estamos en la misma situación que ellos gracias al Todopoderoso (no a nosotros mismos). Y, como dijimos antes, a los metafóricamente “pobres” (con falta de conocimientos) debemos ayudarles enseñándoles la Palabra de Yahwéh, antes de preferir tener “favores de ricos”.

Adquirir cordura es alcanzar sabiduría. En hebreo se usa la palabra “lev“, que literalmente es corazón, para esas cualidades. Esa sabiduría sólo se puede alcanzar con amor. Amor primeramente al Todopoderoso, respetándole mediante la obediencia y puesta en práctica de sus mandamientos. Y amor, al mismo tiempo, al prójimo, sin importar su status social, aún más a los menesterosos, los humildes o desprotegidos. Al amar de esa manera, uno sabrá que está amándose a sí mismo, y alcanzará verdadero entendimiento.

Ya hemos hablado de los testigos falsos y de que no quedarán sin castigos. Como ya había dicho Salomón: “El habla mentirosa es abominación a Yahwéh, pero los que actúan fielmente le agradan.” (Prov.12:22 VIN). Cuando debamos testificar sobre algo tengamos muchísimo cuidado, no vaya a ser que perdamos el premio de la vida para siempre por usar mal la lengua.

El necio con riquezas puede ser un caso perdido, un desperdicio de bienes que podrían usarse para ayudar a los más necesitados. La pobreza en el mundo se debe a este problema. Sólo poquísimas excepciones hay sobre la conveniencia del gobierno de esclavos sobre príncipes, como el caso de Yosef en Egipto. Pero, en sentido profundo, es muy negativo que los esclavos de sus propias pasiones y necedades gobiernen sobre los justos que hacen la Voluntad de Yahwéh. Sin embargo, estos últimos triunfarán al final como Yosef.

Yosef mismo fue el ejemplo de paciencia después de muchos sufrimientos, algo profético de lo que pasaría con el Mesías luego. Y así como Yosef pasó por alto la ofensa de sus hermanos (cuando lo abandonaron y lo vendieron a yismaelitas) y los perdonó. Y así como el Mesías perdonó e imploró al Todopoderoso por el perdón de los que lo insultaban cuando esperaba su muerte en el madero. Así debemos poner en práctica el verdadero amor al prójimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s