Proverbios 20:1-6

Prov.20_1-6 Casa de Yisrael

El Creador nos ha regalado el vino u otra bebida alcohólica para alegrar el corazón o la mente, pero tomando con moderación, en su justa medida. Quienes se extralimitan, comienzan a pecar y se alejan de tener sabiduría al caer en desenfrenos (Ef.5:18). También el pecado se compara con el vino embriagante, pues si no se lo ataca, lleva a la borrachera de hacer mal por costumbre y sin remordimiento.

Y los que caen en esa borrachera de hacer mal por costumbre, con total impiedad, sufrirán la “furia del Rey”, que es la del Mesías, cuando regrese con “rugido de León” para concretar la Justicia de Yahwéh. La vida o muerte perpetua depende de no caer ante esa “furia del Rey”.

Para evitar la contienda hay que tener un alto grado de autocontrol; esto es, dominio propio frente a las provocaciones agresivas. Todo está en la posibilidad de controlar la actitud con la mente y con la Ayuda del Espíritu de Yahwéh. Con mucha plegaria es posible siempre resistir a los embates de gente necia que siempre está propensa a contender.

Ya hemos hablado de que el perezoso se perjudica a sí mismo y, en muchos casos, también a prójimos. Hemos visto también qué tan peligrosa es la pereza espiritual; pues si no labramos la “tierra” de nuestro ser, si no trabajamos para rectificarlo en función de los mandamientos de Yahwéh, ¿Qué cosecharemos? Como decía el Apóstol Pablo, debemos sembrar para el espíritu (Gál.6:8). ¿De qué manera? Con la práctica de los mandamientos, porque eso nos asegurará de amar correctamente y dar buenos frutos espirituales para cosechar la vida eterna y ayudar a otros también a que la cosechen.

Los pensamientos de cada uno son como aguas muy profundas, es decir, que sólo los conoce quien los tiene. En general es así. Pero, la persona con entendimiento puede discernir cosas que guarda cualquier mente, por más secretas que las conserve. Esto también es por la ayuda del Todopoderoso.

Es muy fácil ser fieles de palabra, no sólo entre personas, sino también en relación con el Todopoderoso. Pero son los hechos los que hacen que se pierda la confianza, cuando las palabras no son coherentes con los actos. Sólo en el Todopoderoso Yahwéh y en su Hijo podemos confiar con seguridad de que no seremos defraudados. Encontrar personas fieles es muy difícil, aunque no imposible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s