Proverbios 20:25-27

Prov.20_25-27 Casa de Yisrael

Debemos tener bien en cuenta la importancia de hacer un voto, o prometer, declarando algo como sagrado o apartado para el Todopoderoso. Como está escrito:

Cuando hagas un voto a Yahwéh tu Elohim, no tardes en pagarlo, porque Yahwéh tu Elohim te lo requerirá, y habrás incurrido en culpa; mientras que no incurres en culpa si te abstienes de hacer el voto. Debes cumplir lo que ha pasado por tus labios y realizar lo que has prometido voluntariamente a Yahwéh tu Elohim, pues hiciste la promesa con tu propia boca. (Deut.23:21-23 VIN)

Cuando hacemos el voto de consagrarnos cada uno a Yahwéh, también debemos cumplirlo poniendo en práctica sus mandamientos y seguir el consejo del Apóstil Shaul (Pablo):

Esto digo e insisto en el Maestro: que no se conduzcan más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, teniendo el entendimiento oscurecido, alejados de la vida de Elohim por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón. Una vez perdida toda sensibilidad, se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas. Pero ustedes no han aprendido así al Mesías, si en verdad lo han oído y los han enseñado en él, así como la verdad está en Yahoshúa. (Ef. 4:17 VIN)

Cuando dejamos la ignorancia y creemos en la Verdad que nos enseñó nuestro Maestro Yahoshúa, entonces lo imitaremos en su obediencia que tuvo con su Padre por amor. Ese es nuestro camino para cumplir con el voto de santificarnos y consagrarnos a Yahwéh.

El vers.26 se puede relacionar claramente con lo que dijo Juan, el inmersor:

Yo, en verdad, los sumerjo en agua por su arrepentimiento; pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. Él los sumergirá en espíritu de santidad y fuego. Tiene su aventador en la mano, y limpiará su era; recogerá su trigo en el granero y quemará la paja en el fuego inextinguible. (Mat.3:11-12 VIN)

El aventador del Mesías nos purifica para que no terminemos siendo “paja”; para que seamos “trigo” purificado en “fuego”, las pruebas en la Fe; y para que seamos rectificados con ayuda del Espíritu de Santidad de Yahwéh, a través de practicar su Palabra.

El “hálito” o “aliento” del ser humano se refiere a la capacidad creada por Yahwéh para que pueda tener conciencia de sus actos. Como le dijo a Adam, luego de que había caído de su primer estado de perfección por el engaño de la serpiente: Yahwéh Elohim llamó al hombre y le preguntó: “¿Dónde estás?” (Gén.3:9 VIN). O sea, piensa en lo que has hecho y reflexiona en ello, a dónde has caído. Esa capacidad es una lámpara que puede iluminar lo más profundo y oscuro del ser, para que se reconozcan y confiesen los pecados, para proceder a la rectificación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s