Proverbios 21:12-16

Prov.21_12-16 Casa de Yisrael

De nada sirve ver cómo se arruinan los malvados para juzgarlos y no aprender a no practicar algunas de sus malas acciones. El justo debe tener la capacidad de aprender de errores, tanto de los propios como de los ajenos.

El Todopoderoso es Justo y paga a cada uno conforme a sus obras. Si endurecemos nuestro corazón ante el clamor de los menesterosos, cuando nos toque tener alguna necesidad, que no necesariamente tiene que ser igual a la del menesteroso, es muy posible no recibamos respuestas de Yahwéh. Por eso dijo el Emisario Yaaqov (Stg.2:13) “Porque habrá juicio sin misericordia contra aquel que no hace misericordia. Pero el misericordioso sale triunfante sobre el juicio.”.

El regalo es un método muy utilizado para apaciguar enojos. También lo utilizó el Patriarca Yaaqov enviándole regalos a su hermano Esaw, pensando que podía apaciguarle la ira con la que había quedado cuando le robó la bendición de la primogenitura, muchos años antes del reencuentro. Lo malo es cuando se utiliza como soborno para evitar castigos o sacar provecho.

El justo se alegra cuando se hace justicia de parte del Juez Perfecto y Justo, al saber que será recompensado por sus buenas acciones aprendidas según sus Instrucciones. En cambio, los malhechores tiemblan porque saben que serán castigados y terminarán mal, porque han elegido apartarse del Camino de vida de las Instrucciones de Yahwéh. ¿Acaso la Fe en el Mesías nos da permiso a seguir pecando deliberadamente, esto es, transgrediendo los mandamientos de Yahwéh? El Apostol Shaul (Pablo) responde:

¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto para efectos del pecado, ¿cómo vamos a vivir todavía en él? ¿Ignoran ustedes que todos los que nos sumergimos en el Mesías Yahoshúa nos sumergimos en su muerte? Pues, por la inmersión quedamos sepultados con él en la muerte, para que, así como al Mesías lo resucitó de entre los muertos el poder del Padre, así también nosotros iniciemos una vida nueva. (Rom.6:2-4 VIN)

Una nueva vida camino hacia la vida eterna. Pero cuidado, no vaya a ser que nos descuidemos, caigamos y seamos arrastrados por el poder del pecado camino a la muerte eterna, despreciando los mandamientos. Por eso, en el mismo capítulo dijo Pablo: “Así que no reine el pecado en su cuerpo mortal, de modo que obedezcan a sus malos deseos. Ni tampoco ofrezcan sus miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino ofrézcanse ustedes mismos a Elohim como vivos de entre los muertos, y sus miembros a Elohim como instrumentos de justicia.” (Rom 6:12-13 VIN).

Y también dijo:

Les hablo en términos humanos, debido a su limitación humana. Quiero decir que de la misma manera que antes ofrecían sus miembros como esclavos a la impureza para andar en violación de la Torah continuamente, así ofrezcan ahora sus miembros como siervos de la justicia para la santidad. (Rom 6:19 VIN)

No hay manera de alcanzar santidad que poniendo en práctica los mandamientos de Yahwéh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s