Proverbios 21:17-24

Prov.21_17-24 Casa de Yisrael

La pobreza aquí significa pasar necesidad por amar los placeres. Entenderemos mejor la enseñanza con el siguiente pasaje:

Por la fe Moshéh, cuando llegó a ser grande, rehusó llamarse hijo de la hija del Faraón. Prefirió, más bien, recibir maltrato junto con el pueblo de Elohim que gozar por un tiempo de los placeres del pecado. Consideró el oprobio por el Mesías como riquezas superiores a los tesoros de los egipcios, porque fijaba la mirada en la recompensa. (Heb.11:24-26 VIN)

Amar el vino y los perfumes simboliza preferir gozar de los placeres mundanos, que se identifica con gozar de Egipto. Moisés mostró el camino de liberación de esa vida carnal y mundana, para preferir la deshonra como la que sufrió el Mesías, pues sabía que Yahwéh lo recompensaría por esa elección de vivir en el espíritu (guiado por el Espíritu de Santidad), como enseñaba el Apóstol Shaul (Pablo).

Cuando la justicia está a cargo del Juez Yahwéh, entonces Él aplica la verdadera justicia, y hace pagar a los malos con sufrimientos como los que muchas veces sufren injustamente los honrados o rectos. Aunque aún eso no se ve en general, sino lo contrario, al final de los tiempos se cumplirá sin ninguna duda.

A lo que se comentó del vers.9 sobre la mujer pendenciera, se agrega el mal genio. Se resalta la difícil convivencia con un cónyuge, sea femenino o masculino, que no le interesa mantener unos de los bienes más preciados en la vida matrimonial: la paz hogareña y conyugal.

La palabra hebrea “shemen” se traduce literalmente como aceite, como el de olivas. Aunque también en tiempos antiguos se usaban ungüentos perfumados. Y la riqueza es como el tesoro. Todo esto es posesión del sabio, donde el aceite de oliva representa su sabiduría, según Instruye el Todopoderoso Yahwéh y las pruebas de la vida; y su riqueza es vivir tratando de hacer su Voluntad. Tal como dijo el Mesías: “Porque donde esté tu riqueza, allí estará también tu corazón.” (Mat.6:21 VIN). Su “corazón”, o sea, su mente pensando en lo de arriba, en la obediencia y respeto a la Palabra de Yahwéh. Y éste, en lugar de desperdiciar su vida en rebeldía ante el Creador, alcanzará éxito por las bendiciones en recompensa por una vida honrada.

Ese hombre Sabio que conquista una ciudad de “valientes guerreros” (que persisten en actuar o hablar mal) puede aplicarse al Mesías, que cuando vuelva destruirá a todos los impíos con “la espada de su boca” (Ap19:15, 21). Ese “hombre sabio” también puede representar a quienes hacen la Voluntad de Yahwéh, pero deben enfrentarse ante quienes se oponen con malas intenciones. Al final, vencerán con ayuda del Todopoderoso, y gracias a que controlarán sus lenguas para no meterse en problemas y dejarlo todo en manos del Altísimo. Yahwéh hará justicia y castigará a los soberbios, a los arrogantes e insolentes que se burlan de esos sabios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s