Cómo armar una cabaña para la Fiesta de Sukot (Cabañas)

Saludos amigos. Les daré unos consejos para puedan construir una cabaña como símbolo memorial para poder celebrar la Fiesta de las Cabañas (Sukót).

En primer lugar, debemos analizar nuestras posibilidades para poder hacer una cabaña. ¿Qué significa esto? Pensar en la situación económica que tenemos y el espacio disponible. Debemos aclarar que la Toráh no da detalles específicos de cómo debe construirse la cabaña; sólo menciona: “Ustedes vivirán en cabañas por siete días“; y “ustedes tomarán el producto de árboles hermosos, ramas de palmas, ganchos de árboles frondosos, y sauces del arroyo, y se gozarán delante de Yahwéh su Elohim por siete días“. Quienes conocen algo del judaísmo, con respecto a cómo celebrar esta fiesta, sabrán que tienen leyes específicas para construir una cabaña, elaboradas según la tradición judía. Nosotros, los israelitas incorporados al Olivo de Yisrael gracias a Yahoshúa el Mesías, no estamos obligados a seguir las tradiciones judías. Por lo tanto, tomamos lo Escrito en la Toráh y tratamos de cumplir espiritual y sencillamente lo más que podamos en cuanto a la construcción de la cabaña.

Entonces, debemos hacer la cabaña según nuestras posibilidades económicas y de espacio, sin atenernos a ninguna especificación técnica. Esto creemos que fue ordenado así por Yahwéh para que todos pudieran cumplir, sean los que tienen mucho dinero como los que tienen poco; sean los que tienen espacio, como en un jardín o terreno al aire libre, como los que no tienen nada más que una casa, apartamento o departamento en un edificio. Para Yahwéh tendrá el mismo valor una simple cabaña levantada con amor dentro de una casa o apartamento, porque no se pudo hacer en otro lugar, que las grandes cabañas construidas temporalmente en lugares con paisajes hermosos o en un jardín o lugar fuera de la casa.

Empecemos por las posibilidades mayores hasta la menores. Lo más bonito para los ,hermanos es tener la bendición de juntarse e ir de campamento a algún lugar con paisaje bello. En este caso, lo más que se puede decir, es que es cuestión de organización y de ayuda entre todos para levantar las cabañas y vivir los siete días ordenadamente. Si se trata de una familia, seguramente sabrá o aprenderá cómo se hace para acampar con carpas o semejantes. Demás está decir que deben ser cabañas que resguarden de la lluvia, del frío, o de cualquier otro problema que pueda causar el clima.

Ahora pasemos a una posibilidad muy común: la de hacer una cabaña en el jardín del hogar o lugar firme fuera del mismo. En este caso debemos esforzarnos con la creatividad para hacer una cabaña bonita. El estilo depende de cuánto dispongamos para gastar. Les confieso que las cabañas que armaba antes de casarme carecían de vistosidad, debido a que me faltaba creatividad y animarme a construir. Les puedo mostrar  fotos de mi cabaña en el 2010 para guiarlos con un ejemplo:

Suka1

Con esta foto les muestro que la cabaña está hecha frente a la casa, mirando hacia la ventana que apenas se ve aquí, y al fondo se ve la puerta. Prácticamente está metida un poco bajo un techo que hay antes de entrar como se puede ver. La cabaña está hecha con una estructura de varillas de madera, las cuales clavé como pude, ya que no soy carpintero. Utilicé tres “paredes” cubiertas por el nylon de color negro (no sé cómo lo conocerán por sus países). Confieso que no es mi color preferido, pero creo que fue el menos costoso. Les muestro otra foto desde el interior de mi casa y a través de la ventana.

Suka2

Ahora, para que vean con más detalles cómo puse las varillas de madera para montar ramas de jazmín de lluvia o chino que tengo en mi jardín, y para colgar las frutas que adornan bien bonito, les mostraré una foto desde el techo de mi casa. Esto es común a cualquier cabaña.

Suka3

Arriba puede ir ramas de cualquier árbol frondoso; pueden ser de sauces, hojas de palmeras, enredaderas, lo que puedan conseguir. Si no pueden conseguir nada, pueden poner telas o nylon también. Recuerden que no hay especificaciones legales en la Torah sobre estos elementos, por lo tanto está librado a la creatividad y gustos de cada uno. Lo que muestro es una sugerencia, no algo doctrinario.

En Sukot del siguiente año, 2011, me encontré casado con una mujer importada de Colombia jeje… Por supuesto que gracias a ella los colores cambiaron y fueron más alegres como hay en ese bello país. Además, pudimos tener dinero para comprar maderas mejores tal como les mostraré. A veces, cuando estamos solos, no nos animamos a hacer las cosas porque no creemos mucho en nosotros mismos. En mi caso pasé de, apenas clavar unas varillas, a clavar y unir tablas de madera y levantarlas. Ciertamente no fue difícil, porque son maderas que se ensamblan; “machimbre de maderas” le llaman por aquí en Argentina. Lo que sí también es cierto, es que después de trabajar algunas horas martillando, estuve por tres días con dolores de espalda y cintura jejej.. Pero valió la pena. Las maderas no las guardamos para el siguiente año de Sukot porque no tenía lugar dentro de la casa, y fuera de ella se arruinan. Entonces, entusiasmado con la carpintería, utilizamos las maderas para hacer repisas, sillones, mesas, marcos de cuadros, etc… La cabaña la ubiqué igual que la anterior, y les muestro una foto viendo la puerta de casa también.

Suka4

En el techo un soporte de madera aproximadamente cuadriculado para apoyar las ramas de arbustos, árboles, de palmera o lo que quieran, además para colgar las frutas.

Suka5

Otra foto les muestro desde afuera de la cabaña.

Suka6

Al siguiente año, 2012, gastamos menos dinero. Igualmente me había quedado maderas como para hacer la estructura base de la cabaña. Pero para las paredes utilizamos un material que aquí en Argentina se llama “esterilla”, que vienen en trozos largos rectangulares. Cuando las vean quizás las reconozcan con otro nombre en sus países donde viven. Esta vez ubicamos la cabaña más afuera y separada de la casa.

Suka7

En este caso utilizamos las esterillas en tres paredes y en el techo, apoyada la cabaña contra la pared del jardín, que tiene una lámina dibujada por mi esposa (ella es la artista, yo sólo obrero. jeje), como representando el muro que quedó en Yerusalém. Un par de fotos más de esta cabaña que nos pareció hasta más bella que la de madera dura.

Suka8

.

Suka9

Les cuento algo curioso sobre lo que pasó con esta cabaña. Si mal no recuerdo, creo que fue en el segundo o tercer día de la semana de Sukot, cuando apareció al amanecer una gran tormenta con viento, lluvia, rayos, y hasta granizo. Obviamente se nos arruinó todo y perdimos esa cabaña, ya que no era tan fuerte como para soportar tanta inclemencia del clima. ¿Qué hicimos entonces? Gracias a que ese material que pusimos en las paredes no era muy costoso, no quisimos quedarnos sin cabaña faltando varios días de fiesta. Y, como si la armáramos por primera vez, la levantamos de nuevo. Todo por amor a Yahwéh! Pero esta vez, por las dudas, volvimos a ubicarla como en las anteriores posiciones, junto a la protección de la casa.

Suka10

.

Suka11

Al siguiente año, 2013, con mi esposa pudimos viajar a pasar Sukot en Bogotá. Pero, como el apartamento de mis suegros era planta baja de un edificio, no se pudo hacer al aire libre. Sólo se hizo una representación dentro del apartamento, pero igual con el espíritu alegre con todo lo que esa fiesta significa. De vuelta a Argentina, en Sukot del 2014, el lugar donde habíamos hecho las anteriores cabañas tuvo un gran cambio. Pusimos un tejido que aquí se llama “media sombra”, y queda fijo para proteger del intenso sol que aquí hay generalmente en verano, tal como les muestro en la siguiente foto:

Suka12

Entonces, nos vimos forzados a colgar las paredes desde el techo del tejido. Utilizamos unas esterillas que nos había quedado y otro tejido de color azul. Esta cabaña salió bien amplia.

Suka13

Y en el año 2015 hicimos algo semejante a la anterior, pero con otra variante de tejido y de otro color, tal como les muestro en el siguiente par de fotos:

Suka14

.

Suka15

Como ven hermanos, es cuestión de ser creativos con lo que se dispone. No hay leyes para levantar una cabaña/sukáh. Se la construye como uno pueda, con lo que pueda conseguirse y donde se pueda. Si no hay posibilidad de construirla al aire libre, entonces se hace dentro del hogar, bien adornada con ramas y frutas, y, si es posible, pegada a una ventana donde entre sol y luna.

Recuerden que todo lo relacionado con las “ofrendas” ya no se debe ni se puede cumplir, porque no existe el Templo en Yerusalém; porque no hay sacerdotes; porque era también una fiesta agrícola donde se ofrendaban los frutos de la tierra sólo en Jerusalém y con el Templo en pie. Sin Templo, la fiesta quedó como memorial con las cabañas por lo que dura la fiesta. Y, lo principal a mi entender, es la celebración en sentido espiritual como dice la Toráh: “y se gozarán delante de Yahwéh su Elohim por siete días“. Ese es un anticipo del gozo que tendremos cuando regrese nuestro amado Redentor, Yahoshúa nuestro Maestro, y entonces comencemos un gozo para siempre reinando a su lado.

Yahwéh les permita a todos tener una cabaña para gozarse en la celebración, a la espera del gran regreso de nuestro Maestro Yahoshúa. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s