Proverbios 23:29-35

Prov.23_29-35

 

Es claro en este pasaje el consejo para los que ingieren bebidas alcohólicas. Los que abusan de ellas, suelen beberlas con delicia, pero son comparadas con serpientes, cuyos venenos terminan matando. Todo tipo de males acarrea su abuso, con el gran riesgo de caer en la adicción, de la cual es muy difícil de salir.

Pero también puede entenderse simbólicamente a la borrachera por bebida alcohólica, como la costumbre a perder la fe correcta, o a no querer encontrarla. Dice el pasaje: “Quién grita “¡Ay!”, refiriéndose a los que sufren. Y en otro lugar de la Escritura dice:

¡Ay de los que van tras el licor desde temprano en la mañana y hasta tarde en la noche se inflaman por el vino! Los que en sus banquetes tienen arpas, liras, tamboriles, flautas y vino; pero que nunca consideran el plan de Yahwéh, ni toman nota de lo que está diseñando. (Isa 5:11-12 VIN)

Los ayes son, por un lado, lamentos por sufrir muchos males a causa de esa “borrachera” de no buscar conocer al Todopoderoso Yahwéh, ni tenerle en cuenta, aun sintiendo gozo en ello. Por otro, son advertencias de castigos por no querer dejar esa figurada “adicción”. Por eso también está escrito:

¡Ay de los que, a lo malo, llaman bueno; y a lo bueno, malo! Que presentan las tinieblas como luz, y la luz como tinieblas; que presentan lo amargo como dulce, y lo dulce como amargo. ¡Ay de los que son sabios –en su propia opinión; de los que son prudentes –en su propio juicio! ¡Ay de los que son tan valientes para beber vino, y tan fuertes para mezclar licor; y de los que vindican al culpable a cambio de soborno, y le niegan la vindicación al que tiene la razón! Ciertamente, como la paja se consume en una lengua de fuego y el rastrojo se doblega cuando arde, así la raíz de ellos será como algo podrido, y su flor se desvanecerá como el polvo. Porque han rechazado la Toráh (Instrucción) de Yahwéh de los Ejércitos, han despreciado la Palabra del Santo de Yisrael. (Isa 5:20-24 VIN)

La ebriedad de gozarse en la ignorancia o en la impiedad, no queriendo hacer la Voluntad del Eterno, puede causar la muerte para siempre, a pesar de que a uno le parezca bueno su camino. Como está escrito: “Un camino puede parecerle derecho al hombre, pero al final es un camino a la muerte.” (Prov.14:12 VIN).

La ebriedad espiritual ocurre independientemente de ingerir o no bebidas alcohólicas, por ello es más mortal y dañina que ellas. Y además, produce el alejamiento de la Presencia del Todopoderoso en la vida, como también vacío de amor, permanente conflictos o momentos de ira, heridas psicológicas, gozo en la injusticia o pecado, en fin, ceguera para encontrar el rumbo correcto por no entender el Plan de Yahwéh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s