Restaurando sabiduría hebrea. Caso 4: Mat.24:11-14

 

Mateo 24

Mat.24:11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; (12) y por haberse multiplicado la maldad [και kai – δια dia – το to – πληθυνθηναι plēthynthēnai – την ton – ανομιαν anomian], el amor de muchos se enfriará. (13)  Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. (14)  Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. (RV1960)

Otra vez, la palabra griega que se traduce comúnmente como “maldad” en la RV1960 es ανομιαν anomian. Como hemos visto en el Caso 1, el diccionario griego nos dice:

G458 “anomía“, la cual viene de la raíz G459 “ánomos“:  Ilegalidad, i.e. (ídem esto) violación de la ley o (generalmente) maldad, impiedad:-infracción, infringir la ley, iniquidad, maldad, transgresión.

 

 Entendimiento correcto del caso:

Las palabras claves para entender correctamente ese pasaje son: falsos profetas, engañarán, sin Ley, amor, enfriará.

Los falsos profetas son los que hacen generalmente tres cosas: 1) Enseñan en contra de la Ley o de los mandamientos del Todopoderoso. 2) Incitan a adorar ídolos, ya sea física como espiritualmente. 3) Portentos o hechos milagrosos.

Esos falsos profetas enseñan que violar la Ley no es malo, cumpliéndose la profecía de un verdadero Profeta (Isaías 5:20-24), y que creer es lo principal en la fe. Enseñan a adorar ídolos en todas sus variantes, sea una imagen, una estatua, una persona viva, doctrinas anti bíblicas, costumbres mundanas, la apostasía. Utilizan generalmente milagros para engañar a la gente con mayor poder.

 

¿Qué significa: “el amor de muchos se enfriará”?

Más que la carencia del amor al prójimo, significa la disminución del amor a Yahwéh, el Todopoderoso, por desaparecer la obediencia a sus mandamientos por causa de las enseñanzas de los falsos profetas o ministros extraviados. Porque lo que está advirtiendo Yahoshúa, el Mesías, en Mateo cap.24, es que llegaría una prueba para los fieles. Y es una prueba de amor, tal como lo describe la Palabra de Yahwéh en su Ley/Toráh:

Si aparece entre ustedes un profeta o un intérprete de sueños y te da una señal o un portento, diciendo: “Sigamos y sirvamos a otra deidad”, la cual no has experimentado, aun si la señal o el portento que te mencionó se cumple, no le hagas caso a las palabras de ese profeta o de ese intérprete de sueños. Porque Yahwéh tu Elohim te está probando a ver si en verdad amas a Yahwéh tu Elohim con todo tu corazón y tu ser. No sigas a nadie que no sea Yahwéh tu Elohim y no reverencies a nadie sino a Él; observa sus mandamientos solamente y haz caso solamente a sus órdenes; no sirvas a nadie que no sea Él y aférrate a Él. (Deut.13:1-4 VIN)

Sin obediencia no puede haber amor al Todopoderoso, como tampoco sin respeto a sus Palabras o mandamientos. Con sus enseñanzas, los falsos profetas multiplican la disminución del amor a Yahwéh en la gente; así como también la mentira como si fuera verdad. Ya ocurría esa acción en los tiempos del Apóstol Pablo:

Porque ya está obrando el misterio de la anulación de la ley; solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora lo detiene. Y entonces se manifestará el Sin-ley, a quien el Maestro Yahoshúa matará con el soplo de su boca y destruirá con el resplandor de su venida. El advenimiento del Sin-ley se realizará por obra del Satán, con todo poder, señales y prodigios falsos, y con todo engaño malévolo entre los que perecen, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para salvarse. (2Tes.2:7 VIN)

La maldad está totalmente relacionada con la mentira y el engaño desde el principio mismo, luego de la Creación, con el Satán, cuando engañó a los primeros seres humanos. Y ese Adversario de la humanidad volvió a trabajar, por medio de falsos profetas, para que la desobediencia a los mandamientos del Todopoderoso sea vea como una verdad. Entonces aumentó el amor a la mentira al rechazar el amor a la verdad, con la grave consecuencia de caer en la perdición.

 

Mas, el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

¿Perseverando haciendo qué? Obviamente haciendo lo contrario de lo que enseñaron los falsos profetas, y esto es: obedeciendo a Yahwéh, nuestro Padre celestial y Eterno, escapando de la idolatría pagana. De esa manera, podremos aferrarnos a Él y amarle correctamente. De esa manera, también se podrá amar correctamente al prójimo.

El mundo en general va por el camino del falso profeta, un mundo de falsa esperanza o de una fe totalmente degradada, mundanizada, donde la esclavitud a lo material predomina. Ese mundo lleva a la perdición porque aleja al Espíritu de Santidad de Yahwéh en las vidas de las personas, con el cual son selladas para salvación (Ef.4:30). Por eso llegan los castigos del Eterno, para ver si alguien se arrepiente y escapa de la condenación (1Cor.11:32).

Y el “evangelio” (“besoráh” o Buena Noticia) que el Mesías trajo para que sea predicado a todas las naciones no es sólo creer para ser salvo, sino también obedecer al Todopoderoso Yahwéh, tal como hicieron los antepasados bíblicos. Creer en el Hijo de Yahwéh como Mesías, es decir, como escogido y enviado para redimir a la humanidad; pero también para mostrar el correcto amor al Padre nuestro por medio de la obediencia, tal como él nos dejó ejemplo. El amor de palabras no alcanza, pues debe completarse con la acción al poner en práctica sus instrucciones de vida en santidad, distinguiéndola de la vida de gentiles. Por eso está escrito:

¡Aquí se requiere la perseverancia de los santos, quienes guardan los mandamientos de Yahwéh y la fe de Yahoshúa! (Apo.14:12 VIN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s