Proverbios 24:10-14

Prov.24_10-14

 

Prov.24:10

Al momento de la prueba en la fe es cuando se puede ver cuán fuerte, grande y firme es la misma. Está claro que, cuando todo va bien, cuando no hay pruebas difíciles en la vida, es muy fácil decir que se tiene mucha fe. Pero, si se desfallece, o se sufre en demasía, tanto como para caer en depresión, entonces esa fe era teórica y muy débil, no realmente práctica.

El Sabio nos enseña que debemos prepararnos y ejercitarnos en la fe, sobre todo cuando todo va bien, algo que la Toráh enseña profundamente cuando Yosef (José, hijo de Jacob) estaba en Egipto y había sido elevado al segundo en el mando, luego del Faraón, a quien le había interpretado el sueño de las vacas robustas que eran comidas por las vacas flacas (ver Gén.41). Yosef le aconseja al Faraón acopiar una parte del trigo cosechado en 7 años de abundancia (que simbolizan las vacas buenas), para poder enfrentar los siguientes 7 años de hambruna (que son las vacas flacas). Eso también enseña a prepararse uno en el plano espiritual en la fe en los momentos sin pruebas difíciles, para que, cuando lleguen, se pueda tener la fortaleza necesaria para soportarlas bien.

Pero, ¿cómo prepararnos en la fe para fortalecerla, si no se trata sólo de creer en el Todopoderoso y su ayuda? Es muy importante entender cuál es la verdadera Fe que nuestro Amo del Universo Yahwéh espera que tengamos. El creer en Él es algo básico, como el cimiento de la construcción de una casa, no la casa completa. Y también debemos analizar el terreno donde será construída esa fe, tal como lo enseñó nuestro Maestro Yahoshúa, el Mesías, para que se edifique la fe en la Verdad de la Palabra (la “Peña o Roca”) de Yahwéh, no según mentiras de hombres (la “arena”, ver Mat.7:21-27).

Sabiendo lo anterior, la manera correcta de edificar una fe legítima es según los mandamientos de Yahwéh y el ejemplo correcto de aplicación de Yahoshúa, el Mesías. Porque también así el Todopoderoso estará acompañándonos con su Ayuda espiritual. Entonces podrá uno prepararse y ejercitarse para fortalecer una Fe que ayude a salir con éxito en todas las pruebas difíciles en la vida (incluso en las tentaciones). De esto hablaba también el Apóstol Pablo en 1Cor.9:24-27.

Prov.24:11

Habiendo comprendido lo anterior, sobre la importancia de edificar una correcta Fe, eso hará que uno pueda estar capacitado para socorrer a los que van camino a la muerte perpetua por ignorancia o necedad, más allá del entendimiento literal del versículo, en el caso de salvar la vida física. También ayudar a los que andan de un lado para el otro sin hallar la Verdad por engaños humanos, tal como Pablo lo decía:

Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de enseñanza, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error; sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: el Mesías. De parte de él, todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor. Esto digo e insisto en el Maestro: que no se conduzcan más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes, teniendo el entendimiento oscurecido, alejados de la vida de Elohim por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón. Una vez perdida toda sensibilidad, se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas. Pero ustedes no han aprendido así al Mesías, si en verdad lo han oído y los han enseñado en él, así como la Verdad está en Yahoshúa. (Ef.4:14-21 VIN)

También capacitados para reforzar la fe de quienes creen en el Eterno, pero lo hacen dudando siempre, haciendo que esa fe sea totalmente débil. Por ello decía el discípulo Yaaqov:

Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídala a Elohim, quien da a todos con liberalidad y sin reprochar, y se le dará. Pero pida con fe, sin dudar nada. Porque el que duda es como una ola del mar que el viento mueve y agita de un lado a otro. No piense alguien así que recibirá cosa alguna de Yahwéh, siendo un indeciso e inestable en todos sus caminos. (Stgo.1:5-8, VIN).

Prov.24:12

El Sabio aconseja a no ser irresponsables en el servicio al Todopoderoso Yahwéh, ayudando a quienes lo necesitan, ya sea física (ver Stgo.2) como espiritualmente. Porque la indiferencia ante ellos en la fe, de ninguna manera será oculta para nuestro Creador, Quien todo lo sabe, y que recompensa el buen servicio ante Él, como también hace justicia cuando lo defraudan. Por ello está escrito:

Porque la Palabra de Yahwéh es viva y eficaz, y más penetrante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta tocar los sentimientos y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones de la mente. No existe criatura que escape a su mirada; todo está desnudo y expuesto ante los ojos de Aquel a quien tenemos que dar cuenta. (Heb.4:12-13 VIN)

Prov.24:13-14

El Sabio compara la dulzura de la miel con la Sabiduría de Yahwéh, que es lo que principal en la vida que hay que buscar, dentro de la cual está conocer a su Hijo, Yahoshúa el Mesías, para obtener vida eterna. Pero además, la Sabiduría de Yahwéh es dulcemente perfecta, tal como lo dijo David:

La Toráh de Yahwéh es perfecta y transforma la vida; los decretos de Yahwéh son duraderos y hacen sabio al sencillo. Los preceptos de Yahwéh son justos y alegran el corazón; la Toráh de Yahwéh es clara e ilumina los ojos. El respeto de Yahwéh es puro y dura para siempre; los juicios de Yahwéh son verdaderos, del todo justos. Son más deseables que el oro, que mucho oro fino y más dulces que la miel, que las gotas del panal. Tu servidor les hace caso; en obedecerlos hay grande recompensa. (Salm.19:7-11 VIN)

Por ello, junto a la fe en el Mesías, se debe experimentar la Fe según los Mandamientos de Yahwéh (la Toráh), que endulzan la vida por la recompensa de las bendiciones que trae la obediencia a ellos. Pero no sólo esa recompensa, sino también la que viene en el mundo venidero, para cuando regrese el Mesías y se dé a cada uno conforme a sus obras, esperanza firme que se apoya en una promesa irrevocable por haber sido dicha por la boca de Yahwéh. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s