Proverbios 25:8-10

 

Prov.25_8-10

Prov.25:8

El ser humano es propenso naturalmente a entrar en conflicto, sea por haber sido perjudicado, sea por salir de testigo en otro conflicto. Muchas veces se sufren humillaciones por apresuramiento en testimoniar u opinar. Lo aconsejado es evitar el conflicto legal y, preferiblemente, todo conflicto. Hay que evitar tener enemigos de parte de uno mismo. Nuestro Maestro Yahoshúa, el Mesías, enseñó en el mismo sentido:

Reconcíliate pronto con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que el adversario te entregue al juez y el juez al alguacil y te metan en la cárcel. En verdad te digo que no saldrás de allí hasta que pagues la última perutah (moneda de poco valor). (Mat.5:25-26 VIN)

La humillación puede ser una cárcel, incluso en sentido figurado. Por ello lo más prudente es la reconciliación cuando hay posibilidad de conflicto con alguien, y no meterse innecesariamente como testigo en otro conflicto.

 

Prov.25:9-10

Uno siempre tiene el derecho a defenderse ante acusaciones o agravios. Pero es un gran error revelar secretos que destruyan la dignidad de una persona adversaria o enemiga públicamente, pues es como asesinarla. Muchas veces los que hacen “lashón hará”, o chismes, son avergonzados al no poder frenar lo que han divulgado a los demás. La Toráh es clara al respecto:

No andes chismeando entre tu pueblo. No desatiendas a tu prójimo cuando está en peligro: Yo soy Yahwéh. No odiarás a tu pariente en tu corazón. Reprende a tu pariente, pero no incurras en falta por su causa. (Lev.19:16-17 VIN)

El Todopoderoso prohíbe el chisme y el odio, como también el no preocuparse por corregir con cautela, como enseñó el Mesías:

Por tanto, si tu hermano comete un pecado, ve y amonéstalo, pero privadamente, solo entre tú y él. Si te hace caso, habrás ganado a tu hermano. (Mat.18:15 VIN).

Privadamente se deben arreglar los conflictos, y uno debe corregir a quien peque contra tal. Siempre se debe buscar la paz, como está escrito:

¿Alguno ama la vida y desea ver años de prosperidad? Guarda tu lengua del mal, tus labios de hablar engaño; apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela. (Salm.34:12-14 VIN)

Ese es el mejor camino para evitar conflictos o ser parte de ajenos, como también para evitar tener enemigos. Quienes así obren, tendrán siempre paz espiritual y gozarán de las mayores bendiciones de Yahwéh.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s