Nuestra Vida en Cuarentena

 

WhatsApp Image 2020-07-07 at 20.48.13

Ya pasaron más o menos 124 días desde que empezó la cuarentena aquí, en Argentina. Recuerdo que, al principio, la veíamos sólo como algo nuevo, algo pasajero. Pero, a medida que pasaban los días, llegaban las noticias y, lo que menos esperábamos, era que el virus se convirtiera en pandemia. Aun así, me decía a mí misma: “no es para tanto”. Todo ocurrió muy rápido, mi familia y yo no podíamos creer que eso estuviera pasando, nos tomó por sorpresa. Mi madre quedó sin poder salir de otro país donde estaba vacacionando, era increíble.

Los medios de comunicación no paraban de anunciar los nuevos casos de contagios en los diferentes lugares del mundo. Desde ese entonces, empezó nuestra prueba de fe. Mi interés por saber cada suceso en las noticias sobre el virus “Covi19”, acaparó tanto mi mente, que era eso sólo mi diario vivir, hasta que reaccioné y dije: “ya basta”. Sé que, así como me sucedió a mí, les sucedió a muchos de ustedes. No lo esperábamos, pero aun así pasó, y aún no termina.

Sabemos que en esta vida tendríamos altos y bajos, que se presentarían pruebas, no sólo individualmente, sino también que nos afectaría en conjunto. Y ésta que nos llegó, nos afecta a todos y nos obliga, no sólo a cuidarnos, sino también a cuidar de nuestro prójimo. Es así como comenzó la odisea, todo en nuestra casa. El aislamiento nos tomó por sorpresa; los hijos ya no iban a la escuela; algunos que podían trabajar, lo hacían desde sus casas por internet; ya no se podía salir para recreación o para hacer ejercicios; al principio con dificultad se podía ir de compras de alimentos con riesgos de desabastecimientos; todo se había parado y se hacía muy difícil. También nos llegó el tema de cumplir con la limpieza de todo lo que entraba a nuestra casa, sean cosas compradas, o de calzados o vestimentas propias, etc. Y a todo esto se le había sumado el distanciamiento social con todo el mundo (amigos, familiares etc.). Eso fue lo más duro.

La estadía en casa creo que fue para muchos un gran desafío, y para otros, una gran prueba de fe. El convivir con nuestra pareja y los hijos, donde estábamos acostumbrados a tener cada uno su rutina diaria, todo se revolucionó. Pero es allí donde, en realidad, sabemos qué tan importante es nuestra familia para cada uno de nosotros, qué tan tolerantes somos con ellos en distintas circunstancias al pasar tanto tiempo juntos y que sucedan errores, a veces inesperados. Es allí donde tenemos que aceptar que la vida nos está dando una oportunidad de unirnos y pasar más tiempo juntos; de aprender a convivir; de saber apreciar lo que el Creador del Universo nos ha brindado.

Pese a toda la presión que estamos soportando, es el deseo de todos que todo funcione bien, como es debido, y se mantenga fuerte la familia. Quizás el encerramiento pueda tentar a pensar que no hay otra opción, que sólo hay que aguantar, ya que todo regresará a la normalidad con el tiempo. Pero si pensamos de esta manera, nunca vamos a saber convivir bien, y no podremos trabajar correctamente en nuestras debilidades y en nuestra reforma del carácter. Debemos mantener la tranquilidad en nuestra relación familiar y ser más tolerantes, tanto con nuestro prójimo, como con nosotros mismos ante errores.

Nuestra fe debe motivarnos siempre a pensar positivamente, a no permitir que las noticias o la información negativa nos impida tomar buenas decisiones. Como tampoco caer en la tristeza y en la queja, que nada nos ayuda, sino más bien, agravan más las cosas, llevando así a tener conflictos con nuestra parejas e hijos.

Es una gran oportunidad de aislarnos en este tiempo de todos los ruidos de este mundo y buscar más la cercanía con nuestro Padre celestial. Ya que Él es el único que nos puede ayudar a salir de cualquier perturbación mental a causa del encierro. Es normal que éste nos preocupe o afecte, o que nos haga sentir a veces tristeza. Pero no hay que verlo negativamente; negativo sería que nos invada y nos robara la paz mental continuamente, cada día.

Lo principal es que tenemos conciencia de lo que hoy está sucediendo, de que es una realidad. Sólo debemos poner de nuestra parte en cumplir con las normas establecidas por la salud, y también saber que no tenemos idea de cuánto tiempo estaremos viviendo de esta forma. Lo que sí queda claro es que nada será igual en adelante.

Para mí, como para muchos otros, estamos aprovechando este tiempo para conocernos a nosotros mismos, para trabajar en nuestra paciencia y, sobre todo, en valorar el tiempo que nos está ofreciendo nuestro Creador Bendito, porque debemos tener claro de que todo viene de Él.

Es aquí donde nos analizamos y ponemos nuestra Fe en práctica. Y debemos hacerlo practicando el mandamiento del amor al prójimo, y que eso se vea reflejado en dejar de pensar sólo en uno mismo, sino pensar también en los demás que nos rodean.

Nos queda buscar cada día en plegarias al Todopoderoso Santo Bendito sea, Quien es nuestro único refugio en estos momentos. También queda agradecerle por todo, incluso por la realidad que vivimos, aunque no sea algo grato. Pero sabemos que todo viene del Creador, y que todo es para bien. Con Él solamente encontraremos esa paz mental que nos ayudará a tomar buenas decisiones, y a tener la sabiduría apropiada para resolver todos los problemas en nuestro matrimonio, y en la relación con nuestros hijos. No hay otro camino.

El Todopoderoso es el Sanador de toda enfermedad, como lo expresa Jeremías 33:6 “Pero los curaré, les daré la salud y haré que con honra disfruten de paz y seguridad”. También es El único que nos puede hacer inmune para que ninguna plaga o virus toque nuestra morada, como se relata en el Salmo 91, o que nos puede proteger, como lo muestra el Salmo 121. Procuremos buscar, sobre todo (además de la salud física), alcanzar la buena salud espiritual, aprovechando la realidad actual.

Fuerza!! Fuerza!! Bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s