Proverbios 22:1-6

Prov.22_1-6 Casa de Yisrael

El “buen nombre” no se refiere a un nombre bonito. Es una buena reputación. ¿Y cómo se logra eso junto al aprecio o caer en gracia? No sólo con acumular conocimientos, sino también con los frutos de actos buenos que resultan de poner en práctica los mandamientos dados por el Todopoderoso. Por eso dijo el Mesías Yahoshúa: “Por lo tanto, según los frutos, esto es, por las obras de ellos, ustedes los conocerán. Porque no todo el que me dice: ‘Adoní’ (mi amo), entrará en el reino del cielo, sino el que hace la Voluntad de mi Padre que está en el cielo entrará en el reino del cielo.” (Mat.Heb.Shem Tov 7:20-21 Trad.Yosef Alvarez).

Ni la riqueza hace malo al rico, ni la pobreza hace malo al pobre; si es que todos ellos actúan honestamente y aceptan lo que el Todopoderoso les concedió. Todos están en la misma situación de practicar lo que es justo ante Yahwéh, tengan mucho o poco. Eso es lo que Él espera de todos. De lo contrario, también todos estarán expuestos a las reprensiones, sea la condición que tenga.

Yo, la Sabiduría, vivo con la Prudencia; yo logro conocimiento y previsión. Respetar a Yahwéh es odiar el mal; yo odio el orgullo, la arrogancia, el camino malo, y la duplicidad en el habla. (Prov.8:12-13 VIN).

El respeto a Yahwéh hace que uno se esconda, o sea, se aparte o evite caer en pecado, aunque se presenten tentaciones. Por medio del estudio de sus Mandamientos y la plegaria uno puede prepararse para vencer y no sufrir como ingenuo. Y ese Camino de humildad, el de no hacer siempre lo que uno quiere, sino lo que Yahwéh quiere, traerá honra, riqueza espiritual y vida bendecida con felicidad. Pero el camino torcido o perverso, el que ofrece gozo temporal o soluciones ilícitas, ese provee también sufrimientos al hacer caer en trampas que pueden degradar completamente la vida.

Mat.18:1 En aquel momento los discípulos se acercaron a Yahoshúa y le preguntaron: “¿Quién es el más importante en el reino del Cielo?” (2) Yahoshúa llamó a un niño, lo puso en medio de ellos (3) y dijo: “En verdad les digo que, si ustedes no se vuelven (arrepienten) y se hacen como los niños, jamás entrarán en el reino del Cielo. (VIN)

Ser como los niños quiere decir ser humildes para aprender lo bueno que enseña nuestro Padre Yahwéh y arrepentirnos del erróneo camino que teníamos antes. La mente del niño aprende muy rápido y está menos contaminada. Por eso debe educarse al niño en su tiempo, pues luego es más difícil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s