Acerca de

LLAMADOS A LA LIBERTAD

Vivimos en una sociedad en la que, cuando se habla de libertad, muchos expresan que pueden hacer lo que quieran sin ningún tipo de limitación ni control.

Cuando no aplicamos el auto control en nuestra vida, cruzamos la línea de la libertad y caemos en el libertinaje, es decir, libertad excesiva y abusiva en lo que se dice o hace. Esta es una conducta en la que, sin ningún freno o control, cualquiera se puede entregar a los placeres de la vida, sin tomar en cuenta la Voluntad de Yahweh, viviendo así bajo la esclavitud de la carne.

En Gálatas 5 encontramos una lista, bajo que obras se manifiesta la carne:

Gálatas 5:19-21 VIN2015 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes. Estas son: fornicación, impureza, desenfreno, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, partidismos, envidia, borracheras, orgías y cosas semejantes a estas, de las cuales les advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Elohim.

Vivir con estas obras no es ser libres, sino más bien, no tener ningún dominio propio; y al final, somos esclavos de nuestras decisiones. Fuimos llamados a vivir verdaderamente libres, no en esa falsa libertad pintada por la esclavitud del pecado. Pero: ¿Cómo sé que necesito ser libre? Cuando tomamos conciencia de nuestra situación y la manera en la que estamos viviendo. Este llamado implica un sacrificio de nuestra parte, es decir, un esfuerzo por dejar atrás, soltar o salir de ese estado que nos impide disfrutar de la verdadera libertad, la cual tenemos en el Mesías.

Juan 8:31-32 VIN2015 Entonces, Yahoshúa les dijo a los judíos que habían creído en él: “Si ustedes permanecen en mi mensaje, serán verdaderamente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”.


Juan 8:36 VIN2015 Así que, si el Hijo los hace libres, serán verdaderamente libres.

La verdad de Yahweh, su conocimiento y obra, no pueden estar separada de nuestra libertad, porque es la misma verdad y la obra redentora que Yahweh llevó a cabo a través del Mesías lo que nos hace verdaderamente libres. Es imposible salir de la esclavitud fuera de Yeshua.

Esa libertad debe manifestarse en el amor hacia los demás y debe estar sujeta a la dirección del espíritu de santidad. Éste nos ayuda a vivir una fe pura, alejados de la esclavitud de la carne; y hace brotar de nuestro corazón nuevos pensamientos, positivos, acertados y llenos de esperanza, actitudes y acciones que reflejan una vida lejos de las costumbres mundanas, viviendo así en el espíritu.

Encontramos en Gálatas 5 los frutos de vivir en el espíritu:

Gálatas 5:22-26 VIN2015 Pero el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley, porque los que son del Mesías Yahoshúa han ejecutado en el madero la carne con sus pasiones y deseos. ahora que vivimos en el espíritu, andemos en el espíritu. 26 no seamos vanidosos, irritándonos unos a otros y envidiándonos unos a otros.

La verdadera libertad a la cual fuimos llamados está en vivir bajo la voluntad de Yahweh. En esta celebración de Pésaj meditemos no sólo en la gran liberación de Yisrael del yugo egipcio, sino también en la obra que Yahweh ha hecho a nuestro favor, la que hace a través de su espíritu de santidad, y cómo Él nos reconcilio consigo mismo por medio de Yeshua el Mesías, nuestro Pésaj, nuestro gran sustituto, para librarnos de la esclavitud y dominio del pecado (Colosenses 1:13-14); de la culpa y la condenación (Romanos 8:1-2); de la muerte (Romanos 6:23) y pronto de este sistema “faraónico” que domina el mundo.

Feliz Pesaj.

Restaurando sabiduría hebrea. Caso 5: Tito 2:11-14

TITO 2_11-14 RV60

Porque la gracia del Todopoderoso se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Todopoderoso y del Salvador Yeshúa el Mesías, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [anomias ἀνομίας] y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas [kalōn καλῶν] obras. – Tit.2:11-14 (RV1960 corregida)

Recordemos de qué palabra griega se traduce “iniquidad”:

G458 “anomía“, la cual viene de la raíz G459 “ánomos“:  Ilegalidad, i.e. (ídem esto) violación de la ley o (generalmente) maldad, impiedad:-infracción, infringir la ley, iniquidad, maldad, transgresión.

Ahora bien, la palabra “kalon”, proviene de su raíz “kalós”, y dice el diccionario Strong:

G2570 καλός kalós: de afinidad incierta; propiamente hermoso, pero principalmente (figurativamente) bueno (literalmente o moralmente), i.e. valioso o virtuoso (por apariencia o uso), y así distinguido de ἀγαθός agathós, que es propiamente intrínseco: recto, honradamente, honroso, mejor, bien, bueno.

 Entendimiento correcto del caso:

¿Qué significa: “Porque la gracia del Todopoderoso se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”?

¿Acaso la gracia se manifestó para que una persona siga viviendo en impiedad, es decir, sin importarle cumplir los mandamientos del Todopoderoso, sino más bien transgrediéndolos conscientemente? Porque está escrito (1Juan 3:4 VIN): “Todo el que comete pecado también infringe la Ley, pues el pecado es infracción de la Ley.“. Recordemos también estas otras palabras del Apóstol Pablo: “¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la Ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?” (Rom.6:15-16 RV1960). Pablo es clarísimo, no podemos vivir esclavos del pecado, o esclavos de violar la Ley. En verdad, “estar bajo la Ley” es vivir infringiendo la Ley, contrariamente a lo que se ha enseñado por siglos por gente anti-Ley, quienes la calumniaron diciendo que era “maldición”. Y la gracia siempre existió, sólo que con la aparición del Mesías, permite el poder cumplir los mandamientos de una manera distinta a antes de su venida. Como dice el texto citado al principio, la gracia se manifestó como salvación por medio del sacrificio del Mesías, pero “enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente“. Y no hay otra manera de vivir sobria, justa y piadosamente que cumpliendo los mandamientos del Todopoderoso, no la hay. Porque Pablo nos dice que debemos obedecer para alcanzar justicia, para no caer esclavos del pecado y morir. Porque el Mesías dijo: “En verdad, en verdad les digo que todo el que practica el pecado es esclavo del pecado.” (Juan 8:34 VIN).

¿Qué significa que “[El Mesías] se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad [anomias ἀνομίας]y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas [kalōn καλῶν] obras”?

¿Para qué se dio a sí mismo el Mesías? Para redimirnos de la permanente vida en iniquidad, esto es, de una vida desobediente a los mandamientos del Todopoderoso. Porque antes de conocer al Mesías, éramos un pueblo extraño y rebelde, sin “vida”, como dijo Pablo:

Ef.2:1 En cuanto a ustedes, estaban muertos en sus delitos y pecados, (2) en los cuales anduvieron en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia. (3) En otro tiempo todos nosotros vivíamos entre ellos en las pasiones de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de la mente; y por naturaleza éramos hijos de ira, como los demás. (4) Pero Elohim, que es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó, (5) aun estando nosotros muertos en delitos, nos dio vida juntamente con el Mesías. ¡Por un favor están ustedes salvos! (VIN)

¿Cómo nos dio vida el Todopoderoso con el Mesías? Redimiéndonos de la muerte que producía el pecado en otro tiempo, antes de conocerle; y nos regaló la posibilidad de alcanzar la salvación y, consecuentemente, la vida eterna por la fe en él, mediante su resurrección. Pero eso no significa que podemos continuar en nuestra vida anterior, viviendo en delitos y pecados. Porque el Mesías no sólo nos redime de la muerte pasada, sino que también fue enviado a: “purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas [kalōn καλῶν] obras“. ¿Y qué significa para purificar para sí un pueblo? ¿No es acaso que ese pueblo deje de hacer lo que hacía antes, aquello que lo hacía estar muerto en pecados? ¿Qué significa un pueblo celoso de buenas obras? La palabra clave es kalōn [καλῶν], “buenas”. Veamos.

Mat.13:23 Mas el que fue sembrado en buena [kalōn καλῶν] tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno. (RV1960)

La “buena tierra” tiene que ver con la persona que recibe la “semilla“, que es la Palabra del Todopoderoso, incluidos sus mandamientos, y los pone en práctica para dar “buenos” frutos. Porque ya lo advirtió nuestro Maestro Yeshúa el Mesías: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.” (Mat 7:15-17 RV1960). Porque…: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” (Mat 7:21 RV1960).

En definitiva, [kalōn καλῶν] se refiere a aquello que es bueno y útil para la vida. Y esto no puede ser otra cosa que hacer la Voluntad del Todopoderoso. Esto es lo que el Mesías enseñó en su venida, sobre todo predicando a los “enfermos” o “muertos” espirituales, por eso él dijo: “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos.” (Mat.9:12 RV60). Entonces, la Gracia que nos salva por medio de la entrega del Mesías, espera que, como nuevo pueblo del Todopoderoso, nos purifiquemos haciendo obras que antes no hacíamos por vivir en desobediencia a los mandamientos de Yahwéh. Y esas obras, que antes hacíamos, tienen que ver “la impiedad y los deseos mundanos“, actos producidos por una vida según la carne, que el Apóstol Pablo mencionará como: “adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” (Gál.5:19.21 RV60). Pero la vida en el espíritu, de la que también habla Pablo, se trata de: “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio.” (Gál.5:22-23 VIN). Y para eso el Eterno dio sus mandamientos y envió a su Hijo, para que, en sintonía con su Voluntad, vivamos conectados a su Espíritu de Santidad y demos buenos frutos frente a Él y a nuestros prójimos, mostrándoles que verdaderamente somos parte de un pueblo que se purifica según la Palabra (Mandamientos) de Yahwéh. Por eso dijo Yeshúa orando a su Padre: “Santifícalos en tu Verdad; tu Palabra es Verdad.” (Juan 17:17 RV60).

Textos DIFÍCILES sobre la muerte parte 2

Continuando con nuestra serie de estudios sobre la muerte, y en la que estamos analizando textos difíciles de entender a simple vista para el lector de la biblia. Queremos analizar en esta ocasión una parábola muy debatida y usada para apoyar la doctrina del infierno y del cielo, como un lugar al que van los muertos cualquiera haya sido su obra en la tierra. Cabe decir, que esta doctrina fue difundida por la iglesia católica, que a su vez fue aprendida de ellos por la iglesia protestante. Para saber mas sobre la posición de esta doctrina católica valla al siguiente enlace: http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p123a12_sp.html

Lucas 16:19 Había cierto hombre rico que se vestía de púrpura y lino fino blanco, haciendo banquete cada día con esplendidez. 20 Había también cierto mendigo llamado Lázaro, el cual, lleno de llagas, había sido echado junto a su puerta. 21 Y ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas. 22 Sucedió entonces que murió el mendigo y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Y murió también el rico y fue sepultado. 23 Y alzando sus ojos en el Hades, estando en tormentos, ve a Abraham desde lejos y a Lázaro en su regazo. 24 Y dando voces, dijo: ¡Padre Abraham, ten misericordia de mí! y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama. 25 Abraham respondió: Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro asimismo los males, pero ahora es consolado aquí, y tú atormentado. 26 Además de todo eso, entre nosotros y vosotros ha sido puesta una gran sima, de tal modo que los que quieran cruzar de aquí a vosotros, no puedan, ni de allá pasar a nosotros. 27 Dijo entonces: Padre, te ruego pues lo envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos; para que les advierta, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29 Pero Abraham dice: A Moisés y a los profetas tienen: ¡Óiganlos! 30 Pero él dijo: No, padre Abraham, pero si alguno llegara a ellos de los muertos, se arrepentirían. 31 Pero le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán si alguno se levanta de entre los muertos.

Lucas 16

Lo primero que deseamos aclarar en este escrito es que toda parábola tiene un propósito de enseñanza puro y no pretendía nunca instruir sobre algún tema doctrinal en Israel, sino más bien, llevar al oyente al entendimiento de una verdad en la que estaba procediendo mal. En las Escrituras hebreas es común que se usaran parábolas, así que, esta forma de enseñanza no era nueva, ni implementada por Yeshúa mismo, sino más bien, una manera rabínica de enseñar desde tiempos antiguos en Israel, ejemplo de ello tenemos en (2 Samuel 12:1-9);(2 Samuel 14:1-13).

En griego las parábolas tenían el significado de ser ilustraciones ficticias, que con el tiempo pasaron a ser ficticias, pero con la posibilidad de que se refirieran a temas de la vida real. Creo que esta ha sido la confusión de muchos autores cristianos que defienden el tema doctrinal sobre el infierno y su relación con esta parábola.

Por otra parte, en hebreo la palabra tiene otro significado que nunca cambió, y es el término ”Mashál”, que tiene la idea, no sólo de parábola (comparación ficticia), sino también de proverbio. De aquí el nombre de un famoso libro llamado en hebreo Mishlé/Proverbios, que también quiere decir fábula, refrán, un ejemplo, etc.. Este término, entonces, hacía más alusión a algo que no era cierto, sino más bien, que, como hemos dicho, pretende enseñar y corregir al oyente.

Entendiendo esto que hemos dicho, vayamos a nuestro texto y entendamos que cada personaje tiene un significado, y que se refiere a un público específico al cual Yeshúa hablará y reprenderá por sus malos hechos. Si vemos el verso 14, veremos que Yeshúa está hablando con un público llamado “fariseos”, que eran amantes de las riquezas y les gustaba ser alabados por el pueblo; este punto se viene tratando desde el comienzo del capítulo 16. Entonces, pareciera que Yeshúa ha venido atacando sus malas obras con parábolas, y pues, queriendo terminar con una ya conocida en aquel entonces, la tomará dándole un giro extraordinario.

En Israel existían alrededor de 5 sectas que eran como partidos políticos, que predominaban en aquel entonces, estos eran: Fariseos, Saduceos, Zelotes, Herodianos, y también estaban los esenios(qumranitas), una secta que vivía, a diferencia de los ya mencionados, apartada en el desierto y alejados de las contaminaciones que para aquel entonces existían en las demás sectas del judaísmo y del liderazgo del templo.

Entre las creencias de los fariseos, que son la secta que nos interesa para entender esta parábola, estaba la de la inmortalidad del alma, de ángeles, demonios ect, de estas nos enseña Flavio Josefo en su libro Guerra de los judíos lo siguiente: Sostienen que el alma es inmortal, pero solo el alma de los buenos emigra a otro cuerpo (resurrección), mientras que las almas de los malvados sufren castigos eternos (Antigüedades de los judíos, capitulo 18, 1, 3 y 14).

Como puede ver los fariseos habían adoptado estas creencias de las naciones y puesto que ellos mismos alcanzaron mayor influencia en el pueblo, este concepto era el mas creído en toda Judea, aunque no en todos los judíos de la época cabía esta idea.

Ya que podemos entender sus creencias, pasemos a ver que quiere decir la parábola.

La primera cosa que analizaremos es que el Mesías utiliza el verbo ”había”, esta sencilla palabra nos muestra, que la historia era ficticia y conocida ya para aquel entonces, pues el Mesías Yeshua no era el inventor de la misma. El Mesías dice que este hombre se vestía de purpura y de lino fino, y que además hacia banquetes costosos, estas telas por otro lado, eran un símbolo de poder, pues solo los reyes y mandatarios de aquel entonces eran capaces de usar tales atuendos. Los fariseos eran considerados por tener una vida de lujos y de búsqueda de poder, razón por la que sectas como los esenios(qumranitas), que a diferencia de ellos eran ascetas y vivían una vida mucho mas humilde, los fariseos en cambio trataban de lucrarse con cualquier situación y buscaban la gloria de los hombres:

42 Sin embargo, muchos, aun de los gobernantes, creyeron en El, pero por causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. 43 Porque amaban más el reconocimiento de los hombres que el reconocimiento de Elohim. 

Juan 12


Por eso, cuando des limosna, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.

Mateo 6:2

Así que podemos estar claros por estas evidencias históricas y por el contexto bíblico que hemos mencionado, que la secta de los fariseos representan a este rico, pero que no solo los incluye a ellos sino también a sus hermanos, de los cuales hablaremos mas adelante. Luego la parábola menciona a un hombre pobre que comía de la mesa de este rico, a quien entonces representa este hombre pobre?, debido al nombre Lázaro muchos suponen que al ser la única parábola que tiene un nombre propio en ella, esto le da la validez de ser real, lo cual no es así, pues el nombre Lázaro en griego, era un nombre muy popular en la época, lo mismo que el nombre Elazar que es el nombre que se le da en hebreo a este personaje. Debido a los hechos que este hombre pobre ejecuta en la parábola, permítame proponerle, que este hombre pobre en realidad se refiere a los gentiles y también a los Israelitas que se gentilizaron en las naciones olvidando la casa de su padre como en la parábola del hijo prodigo, la cual en realidad también es un tipo de las ovejas perdidas de la casa de Israel y que malgastaron su herencia en las naciones. Una escena que nos puede ilustrar lo que estamos proponiendo esta en el libro de Mateo:

26 Y El respondió y dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y tirárselo a los perrillos. 27 Pero ella dijo: Sí, Señor; pero también los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 28 Entonces, respondiendo Yeshua, le dijo: Oh mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas. Y su hija quedó sana desde aquel momento.

Mateo 15

Si vemos el contexto de esa historia, nos damos cuenta, que esta mujer era proveniente de la región de Tiro y de Sidón, estas eran regiones gentiles pero que habían aprendido del Eterno de Israel la verdad, hasta donde el judaísmo de aquel entonces les permitía. Lo que nos deja con la respuesta obvia de que aquel pobre, representa aquellos pobres de espíritu, que estaban en las naciones dispersos pero que venían a alimentarse de los Judíos en su fe. Y que también eran fieles con lo poco que recibían de ellos, aprovechándolo al máximo.

Lo siguiente es entender la idea que tenían los judíos sobre el seno de Abraham y sobre el Hades. Como ya hemos dicho antes, estas creencias fueron aprendidas de ellos por la filosofía griega de su tiempo que influía en su fe, quizá hasta indirectamente. Josefo nos enseña en el libro de antigüedades judías, que los fariseos al igual que los griegos creían que existía un lugar en el Hades, donde también coexistía un lugar llamado el seno de Abraham que se encontraba a la derecha y a donde los ángeles llevaban a los justos que habían muerto, mientras que los malvados eran llevados a la izquierda a un lugar de tormento eterno, un lugar frió y que a su vez eran atormentados allí. (Antigüedades Judías Capítulo IX, pág..119)

Esta parábola que a menudo es usada para enseñar sobre la creencia de un lugar a donde van las almas después de morir tiene muchas incongruencias respecto a lo que enseña la biblia, puesto que la escritura enseña que uno fue llevado al cielo y otro fue llevado a la sepultura (ver.22). Otra cosa que dice es que estando en aquel lugar quemándose alzo los ojos y pidió agua, ¿Cómo podría una persona que esta muerta ejecutar estas acciones que solo le competen a los vivos, más aún, como podrían aquellos que defienden la inmortalidad del alma darle las facultades que poseen los cuerpos humanos, como oler, escuchar, saborear ect?, . Todos estos actos tienen diferencias con lo que nos enseña la Escritura.

Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más recompensa, pues el recuerdo de ellos cae en el olvido. También han perecido su amor, su odio y su envidia; ya no tienen parte en este mundo, en todo lo que se hace debajo del sol.

Eclesiastés 9:5-6

Nota usted como la Escritura desmiente que haya algo después de morir, más aún, nos dice que sentimientos tales, como: amor, odio y envidia ya no están mas en la persona, después que esta fallece. Los que enseñan sobre la postura de la inmortalidad del alma como los griegos, afirman que el alma es donde se asientan los pensamientos y sentimientos del ser humano, entonces como es posible, que estos sentimientos sigan activos en el rico, cuando la realidad es que la Escritura dice, que al morir ya no hay tales sentimientos?

Entienda, el propósito de esta parábola no es dar detalles sobre lo que pasa después de la muerte, pues la Escritura es clara sobre eso, sino que trata de hablar al judaísmo de aquella época y a las sectas existentes, quienes trataban de justificarse por sus obras y por estar seguros en su salvación, por ser ”hijos de Abraham”.

7 Pero cuando vio que muchos de los fariseos y saduceos venían para el bautismo, les dijo: ¡Camada de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira que vendrá? 8 Por tanto, dad frutos dignos de arrepentimiento; 9 y no presumáis que podéis deciros a vosotros mismos: “Tenemos a Abraham por padre, porque os digo que Elohim puede levantar hijos a Abraham de estas piedras.

Mateo 3

33 Ellos le contestaron: Somos descendientes de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres? 

Juan 8

Note usted la arrogancia, que había en ellos, por creer, que por ser descendientes directos del patriarca podían ser salvos o tener seguro su lugar en la resurrección y vida eterna. Es lo mismo que la parábola reflejara al hablar del rico (judaísmo), su incompetencia por no vivir una vida realmente justa sino, basada en las riquezas y vanidades de la vida, y no considerando realmente, a quien necesitaba la enseñanza de la Torah en sus vidas. Esto es importante, ya que la historia narrada revela que Abraham es importante para el rico y que es visto como el medio para llegar a alcanzar la vida Eterna, es decir que, al imitar la fe del patriarca ellos pensaban que podían tener acceso a esa vida (olam habahmundo venidero). Debido a esto vemos en el relato que el rico le suplica al Patriarca que les avise a sus hermanos de lo que ahora el reconoce, no existe forma alguna de obtener vida eterna sino a través del cumplimiento misericordioso de la Torah del cual el se había alejado.

El que el rico dice tener 5 hermanos que también están siguiendo un camino errado, y ahora que el puede ver, que no era suficiente su justicia, necesitaba avisarles. Estos 5 hermanos, son parte de las sectas de aquel entonces, Fariseos, Saduceos, Zelotes, Herodianos y Esenios(qumranitas). Estas sectas tenían en común el considerarse así mismas como el camino hacia la salvación, basados muchas veces en una fe errada, aunque siempre se puede ver en ellas muchas cosas buenas de las cuales Yeshua habría de alabarles. Es por eso, que los fariseos dicen, que el solo hecho de ser hijos de Abraham les acreditaba la libertad espiritual y este era un concepto general en el judaísmo, pero Yeshua les dirá que solo habría una forma, y es solo conociendo la verdad. La verdad tenia que ver con recibir aquel enviado por el Padre y no basar su vida en su sola justicia para ser libres de la esclavitud del pecado.

Al ver a los Profetas y a la Torah ellos nunca reconocieron que estas ya daban testimonio de como debía vivirse para llegar a ser dignos de la vida eterna. Es por eso que la parábola dice, que no importa si un muerto resucitaba (cosa que ya había pasado con Lázaro el amigo de Yeshua), ellos no recibirían la verdad porque estaban ciegos espiritualmente.

Basado en nuestro argumento podemos decir que la parábola encierra lo siguiente:

  1. Juzgar las acciones hipócritas de las sectas judías, en especial la de los Fariseos.
  2. Condenar la vida despreocupada, y condenar una vida de opulencia excesiva.
  3. Establecer, que no por el hecho de ser hijos de Abraham en la carne necesariamente, se les acreditaba la salvación, pues no son hijos de Abraham aquellos que descienden de él, sino aquellos que imitan sus obras de fe (Lucas 13:16); (Lucas 19:9).
  4. Solo por medio de la practica justa de la Torah y de la fe en Yeshua como el enviado de Elohim se puede alcanzar la vida Eterna.

Para terminar debemos citar a Roberto Morris quien escribió un libro tratando de defender la postura de la inmortalidad del alma y del infierno. Este hombre tuvo que afirmar en su libro que esta parábola no es real, sino más bien, que afirma las bases de lo que ya hemos dicho antes. Debido a este hecho y a los datos históricos que hemos ofrecido, entendemos que el concepto de un infierno y de un alma inmortal provenía del pensamiento griego de la época y de una errada interpretación rabínica de aquel entonces, quizá aprendida desde babilonia y que se fue amalgamando en un sistema de creencias.

Es importante que sepamos que Yeshua no tenia la intención de crear una secta con fundamentos doctrinales, sino mas bien, reforzar las enseñanzas que ya estaban bien en el Judaísmo y destruir las que estaban erradas y apartadas de la Toráh, trayendo así una interpretación pura del mandamiento, y que este pudiera ser guardado con el debido y correcto cuidado. La intención de Yeshua nunca se baso en fundar una secta, sino mas bien, como lo antiguos profetas hicieron, crear un camino correcto de interpretación para que el pueblo no se extraviara. Esta es a su vez, la idea que impera en el Judaísmo moderno de que el Mesías traería una enseñanza pura y guiada por Elohim. He aquí unas citas de lo que estamos hablando:

44 Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. 45 Escrito está en los profetas: “Y todos serán enseñados por Yahweh. Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a mí. 

Juan 6:45


Todos tus hijos serán enseñados por el Yahweh, y grande será el bienestar de tus hijos.

Isaías 54:13


He aquí, vienen días–declara Yahweh– en que levantaré a David un Renuevo justo; y El reinará como rey, actuará sabiamente, y practicará el derecho y la justicia en la tierra.

Jeremías 23:5


“En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar de David un Renuevo justo, y El hará juicio y justicia en la tierra.

Jeremías 33:15


Entonces pondré sobre ellas un solo pastor que las apacentará, mi siervo David; él las apacentará y será su pastor.

Ezequiel 34:23

Para terminar debemos decir entonces que el propósito de una parabola (Mashal) nunca sera enseñar e ilustrar un fundamento doctrinar, nunca fue usado de este modo en Yisrael y el Mesías no es la excepción a esta regla, sino que, como un verdadero Judio aplico correctamente este método para confrontar de una manera indirecta pero firme las obras de los hombres de aquella época.

Crecimiento espiritual

Gen.3:8-9 Oyeron la Voz de Yahwéh, Elohim, que estaba propagándose en el Jardín hacia el oeste. El hombre y su mujer se ocultaron de la Presencia de Yahwéh, Elohim, entre los árboles del Jardín. (9) Yahwéh, Elohim, llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?” [ayékah]. (VIN)

Como enseñan los sabios judíos, la pregunta de “Dónde estás” no se refiere al hecho de que el Todopoderoso quiera saber en qué lugar físico se encontraba oculto el primer matrimonio que pecó. Va orientada al centro de sus corazones, para que meditaran en lo que habían hecho ambos al desobedecer la orden que les dio de no comer del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal. Entonces, el Creador llama primeramente a Adam, pues a él primero le dio la orden. Adam dijo:

Gén.3:10 Él contestó: “Oí tu Voz en el jardín y me dio miedo, porque estaba desnudo, por eso me escondí”. (VIN) 

¿Por qué tuvo miedo Adam cuando oyó la Voz del Todopoderoso? Pues antes oía su Voz y no temía por la misma, ni se avergonzaba de su desnudez. La respuesta es que estaba temeroso y avergonzado porque sabía que había fallado. Es decir, sabía que había pecado con desobediencia, y la vergüenza de su desnudez simboliza el estar avergonzado por haber pecado. El hecho de esconderse ambos al oír la Voz del Creador, hace que mediten en el gran error que habían cometido, a pesar del engaño de la Serpiente. Hace que mediten en qué estado estaban, “dónde estaban espiritualmente”, con respecto a la relación con el Todopoderoso.

El concepto de desnudez, en algunas partes de la Escritura, puede interpretarse como caer en un estado de pecado que debe avergonzar. Por ejemplo:

Lev.18:6 Ninguno de ustedes deberá allegarse a algún pariente carnal para descubrir su desnudez. Yo soy Yahwéh. (VIN)

En este caso, “descubrir su desnudez”, es un eufemismo que significa tener relaciones sexuales, que es a lo que se refiere “allegarse”. Esto lo podemos comprobar con otro pasaje:

Lev.20:11 Si un hombre se acuesta con la esposa de su padre, es la desnudez de su padre la que ha descubierto; a los dos se les dará muerte, su culpa de sangre está sobre ellos. (VIN)

Es evidente que, si un hombre “descubre” la desnudez de quien está teniendo intimidad sexual con él, es obvio que también está al descubierto su propia desnudez. Y la desnudez de ambos simboliza el pecado; pero no sólo en estos casos de relaciones sexuales prohibidas, sino también se atribuye una desnudez espiritual para otros tipos de pecados, incluso para los que no impliquen la desnudez física, especialmente los de idolatría. Y esto lo vemos en otro pasaje donde habla de castigo:

Deut.28:45 Todas estas maldiciones te caerán, te seguirán y te alcanzarán, hasta que quedes eliminado, porque no le hiciste caso a Yahwéh ni guardaste los mandamientos y las leyes que te ordenó. (46) Ellas servirán como señales y pruebas contra ti y tu linaje para siempre. (47) Porque no quisiste servir a Yahwéh tu Elohim con gozo y alegría por la abundancia de todo, (48) tendrás que servir, con hambre y sed, desnudo y careciendo de todo, a los enemigos que Yahwéh soltará contra ti. Él pondrá un yugo de hierro sobre tu cuello hasta que te haya eliminado. (VIN)

Podemos ver que en el castigo está implícito el hecho de estar desnudo el pueblo, careciendo de todo. Más allá de que pueda referirse a hechos materiales, se puede interpretar el simbolismo de un estado vergonzoso en pecado por las interpretaciones que podemos extraer de otros textos muy importantes:

Isaías 47:1 Échate, siéntate en el polvo, Hermosa Doncella Bavel [Babilonia]; siéntate, destronada, en el suelo, Hija de los Kasdim [caldeos]; nunca más te llamarán la tierna y delicada. (2) Agarra el molino de mano y muele harina. Quítate el velo, levanta tu larga falda, desnuda tus piernas, atraviesa los ríos. (3) Tu desnudez quedará descubierta y tu vergüenza quedará expuesta. Tomaré venganza y no dejaré que nadie interceda. (VIN)

Aquí se relaciona el estado de pecado de Babilonia con la desnudez y la vergüenza. Y esto es parte de una profecía, porque Babilonia simbolizará el Mundo pecador, quienes intencionalmente deciden vivir en pecados, transgrediendo los mandamientos del Amo del Universo. Por eso en otro lugar dice Yahwéh (Is.48:20 VIN): “¡Salgan de Bavel [Babilonia]! ¡Huyan de entre los kasditas [caldeos]! Declaren esto con un gran clamor; anúncienlo, difúndanlo hasta el extremo de la tierra.” Y esto tiene eco en otra parte (Apo.18:4 VIN): “Oí otra voz del cielo que decía: “¡Salgan de ella, pueblo mío, para que no participen de sus pecados y para que no reciban sus plagas! (5) Pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo, y Elohim se ha acordado de sus injusticias.”. Y lo podemos ver claramente también en el siguiente pasaje:

Lam.1:8 ח [jet] Jerusalén ha pecado gravemente. Por eso se ha convertido en algo repugnante. Todos los que antes la honraban ahora la tratan con desprecio, pues han visto su desnudez. Ella misma lanza quejidos y vuelve la espalda avergonzada. (TNM2019)

Finalmente, se confirma lo que estamos diciendo en el Libro de Revelación (Apoc.):

Apoc.3:14 Escribe al mensajero de la asamblea en Laodicea: El Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Elohim, dice estas cosas: (15) Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Quisiera que fueras frío o caliente! (16) Así que, porque eres tibio, y no frío ni caliente, te voy a vomitar de mi boca. (17) Ya que tú dices: ‘Soy rico; me he enriquecido y no tengo ninguna necesidad’, y no sabes que tú eres desgraciado, miserable, pobre, ciego y desnudo, (18) yo te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se descubra la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos para que veas. (VIN)

Por lo tanto, esa pregunta: “¿Dónde estás?” [ayékah], la hace el Todopoderoso a todo ser humano que alcanza el conocimiento de sus instrucciones a obedecer en su vida. Y nos toca meditar en ello cada día, para saber en qué estado estamos, en cómo estamos espiritualmente frente al “espejo” que son los Mandamientos de Yahwéh, donde debemos arreglarnos para hacer correctamente su Voluntad. Y no debemos caer en el error de los primeros seres humanos, que no se responsabilizaron de sus errores, sino que culparon a otro.

Cuando transgredimos conscientemente y reconocemos que pecamos, debe invadirnos un gran sentimiento de vergüenza, si es que se inicia en nosotros el proceso de arrepentimiento (primer paso de la Teshuvá, de volvernos de los pecados). Puede darse el caso como que quisiéramos escondernos de la Presencia del Creador de nuestra vida, por tanta vergüenza. Pero no hay escondite ante Él, porque está en todo lugar, Él lo llena todo, lo ve todo, conoce nuestros pensamientos más profundos, no hay secretos para Él. Y cuando Él nos pregunta: ¿Dónde estamos?, y hemos pecado, tenemos nuestras plegarias para decirle algo así como esto: “aquí estoy Padre, he pecado en esto y lo otro, no soy digno de que me escuches, pero te lo confieso y te pido perdón porque estoy de verdad arrepentido y avergonzado, e intentaré sobreponerme para no volver a incurrir en el mismo error.”.

Esa palabra hebrea “éy” (Dónde está), que es la raíz de “ayékah”, se vuelve a repetir en el capítulo 4, cuando el Eterno le pregunta a Caín dónde está su hermano Hevel (Abel), siendo que ya sabía lo que había hecho al asesinarlo. En este caso, Caín responde con insolencia tratando de ocultar lo que hizo, sin ningún remordimiento. Aquí también, el “dónde está tu hermano” apunta a la responsabilidad que debe tener un ser humano con sus prójimos, familiares, hermanos en la fe, amigos, etc. Yahwéh nos pregunta a nosotros también: “¿Dónde está tu hermano?”, dándonos a entender que debemos preocuparnos por ellos, por su bienestar espiritual, por su sanidad moral, por sus recursos vitales, y por la adquisición de conocimientos que los alimenten según la Palabra de Yahwéh. Pero no sólo preocuparnos por los demás, sino también por nosotros mismos en función de lo que hagamos frente a los demás. Porque la Toráh o Instrucción del Todopoderoso enseña el amor que le debemos a Él, pero también al prójimo. Y el Amo del Universo también nos pregunta: “¿Cómo estamos ante nuestro prójimo, en relación del amor que le debemos y Yo les enseño?”. Como dice la Escritura:

1Jn.4:20 Si alguien dice: “Yo amo a Elohim” y odia a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano a quien ha visto, no puede amar a Elohim a quien no ha visto. (21) Y tenemos este mandamiento de parte de él: El que ama a Elohim ame también a su hermano.

Y para esto vino el Mesías, para enseñarnos a poner en práctica correctamente los Mandamientos de Yahwéh, con el fin de amarle a Él y al prójimo. Y no sólo eso, sino también a darnos la posibilidad de que podamos “tomar del Árbol de la Vida”, como dice la Escritura, antes de ser expulsados Adam y Java del Jardín del Eden:

Gén.3:22 Luego Yahwéh Elohim dijo: “Ahora que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y el mal, si alarga la mano y toma del árbol de la vida y come, vivirá para siempre”.

Y el Mesías permite que nosotros tengamos la posibilidad de “alargar la mano” y tomar de ese Árbol, como está escrito:

Apoc.2:7 El que tiene oído, oiga lo que el espíritu dice a las asambleas. Al que venza le concederé comer del árbol de la vida que está en medio del jardín del Eden de Elohim.

¿Quién puede vencer? Quien “alargue su mano para intentar tomar del Árbol de la Vida”. ¿Cómo es posible eso? Por medio de dos hechos posibles importantísimos que depende de la elección de cada uno.

1# Obedecer los mandamientos de Yahwéh, para hacer lo opuesto de lo que hicieron los primeros seres humanos que fallaron, e hicieron que la muerte pasara a toda la humanidad. El Mesías vino a enseñar la obediencia (Mat.5:17-19), no lo contrario. Vino a traer Vida por medio de obedecer la Palabra de Vida que son los “frutos” del Árbol de la Vida, además de creer en él. Por eso está escrito del Mesías:

Apoc.16:15 “Miren, yo vengo como ladrón. Feliz el que vela y guarda sus vestidos para que no ande desnudo y vean su vergüenza”. (VIN)

2# Creer en el Mesías porque él murió por los pecados del mundo, como se explica en Isaías capítulo 53, exponiendo en el madero su “desnudez”, como si fuera un pecador avergonzado, pero sin tener ninguna falta. Como está escrito:

Heb.12:1 Por tanto, nosotros también, siendo que tenemos a nuestro alrededor una nube tan grande de testigos, despojémonos de toda carga del pecado que tan fácilmente nos enreda, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante, (2) puesta la mirada en Yahoshúa, el autor y consumador de nuestra fe; quien por el gozo que le esperaba sufrió el madero, sin hacer caso de la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Elohim. (VIN)

Pero si uno continúa pecando sin remordimientos, sin arrepentimiento, sin importarle hacer la Voluntad del Todopoderoso, está avergonzando al Mesías, haciendo en vano su sacrificio expiatorio. Por eso también está escrito:

Heb.6:4 Porque los que fueron una vez iluminados, y probaron el don celestial, y llegaron a ser participantes del espíritu de santidad, (5) que también probaron la buena palabra de Elohim y los prodigios del mundo venidero, (6) y después recayeron, es imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento; porque por su parte están de nuevo ejecutando en un madero al Hijo de Elohim y exponiéndolo a vergüenza.

Y por eso dice el Apóstol Pablo (2Co.5:21 VIN) “Al que no conoció pecado, por nosotros Elohim lo contó como pecador, para que en él se nos contara a nosotros como justos delante de Elohim.”

Por lo tanto, hermanos, debemos aprender, tanto de los errores de los antepasados, como de los propios. Debemos meditar en el estado que estamos; en qué es lo que espera nuestro Padre celestial de nosotros. Debemos imitar al Mesías, quien vino a mostrarnos el camino para tomar del Árbol de la Vida, de su fruto por medio de la obediencia a los mandamientos de Yahwéh. Debemos trabajar en nosotros mismos constantemente, tratando de depurar nuestros defectos en función de la Guía de la Palabra de Yahwéh, confesándolos con arrepentimiento sincero, y no culpando de nuestros errores a otros. Debemos preocuparnos por nuestro prójimo, sobre todo cuando necesitamos corregirnos y tener mucho cuidado para no fallar en el amor a ellos. Porque es con nuestros frutos, o sea, con nuestro ejemplo, que mostraremos el camino de Vida que predicamos a los demás. Y de esa manera iremos creciendo espiritualmente para la Gloria de nuestro Padre Eterno, tal como lo exigió el Discípulo Shimón Kefá (2Pedro 1:5-11 VIN): “Por esta misma razón, pongan todo empeño en añadir a su fe, virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia; a la perseverancia, devoción; a la devoción, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque cuando estas cosas están en ustedes y abundan, no los dejarán estar ociosos ni estériles en el conocimiento de nuestro Maestro Yahoshúa el Mesías. Pues el que no tiene estas cosas es ciego y tiene la vista corta, habiendo olvidado la purificación de sus pecados pasados. Por eso, hermanos, procuren aun con mayor empeño hacer firme su llamamiento y elección, porque haciendo estas cosas no tropezarán jamás. Pues de esta manera se les otorgará amplia entrada en el reino eterno de nuestro Maestro y Salvador Yahoshúa el Mesías.” Amén!

Textos DIFÍCILES sobre la muerte parte 1

En esta ocasión trataremos algunos textos difíciles de entender e interpretar para el lector bíblico. Nuestra intención es acercar a los estudiosos a una mejor comprensión de los textos que son difíciles, y que por largo tiempo, han sido de gran debate en la comunidad de creyentes cristianos. Estos textos están basados principalmente en el tema relacionado con el infierno y la vida después de la muerte, y lo dividiremos en varias partes.

Nota importante: Antes de ver este estudio le recomendamos que lea y estudie nuestro tema relacionado con la inmortalidad del alma, disponible en nuestra pagina web, puede ingresar usando el siguiente link: https://lacasadeyisrael.com/2018/10/16/moriras-o-no-moriras/

El primer texto que trataremos es muy debatido y se encuentra en 1 Pedro 1:18-22, donde muchos han entendido que el Mesías fue y predicó a un número de personas que murieron en el diluvio, y que habitaban en un lugar llamado por muchos: seno de Abraham. Otros le han llamado infierno; otros simplemente entienden que se trata de un lugar que estuvo dividido en dos partes antes de la venida del Mesías y que cuando éste resucitó, cambió este lugar de ida para los justos que morían, llevándoles a su vez consigo al cielo a morar.

Aquí analizaremos las siguientes preguntas: ¿Fue el Mesías en espíritu a predicar a los seres encarcelados? ¿Fue el Mesías al infierno para predicarles a estos espíritus? ¿Quiénes son estos espíritus encarcelados? ¿Qué fue lo que les predicó el Mesías? Partiendo de estas preguntas y las respuestas a las mismas, y a través del estudio de algunas palabras del texto griego, adecuándolas al pensamiento judío de los escritores bíblicos, podremos entender lo que quiso decir el escritor del texto.

Porque también el Mesías padeció una vez por los pecados, el Justo por los injustos, para llevaros al Poderoso; muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu; en el cual también fue a predicar a los espíritus encarcelados, que en un tiempo desobedecieron, cuando esperaba la paciencia del Poderoso en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas a través del agua. El bautismo que corresponde a esto ahora os salva (no por remoción de la inmundicia de la carne, sino como respuesta de una buena conciencia hacia el Poderoso) por medio de la resurrección de Yeshua el Mesías, quien habiendo ascendido al cielo, está a la diestra del Poderoso, habiéndosele sometido ángeles, autoridades y potestades.

1 Pedro 1:18-22

Lo primero que necesitamos comprender es: ¿cuántas oportunidades hay para salvarse?Dejemos que las Escrituras nos hablen en el libro de Hebreos:

Y tal como está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también el Mesías fue ofrecido una vez y para siempre para llevar la carga de los pecados de muchos; y se aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, a los que lo esperan para salvación.

Hebreos 9:27-28

Note por favor el énfasis en el texto citado del padecimiento del Mesías, en las palabras: ”una sola vez y para siempre”, que se enlaza perfectamente con el texto del Enviado Pedro al inicio de la cita anterior. Ahora bien, lo que queremos resaltar es el hecho de que, está establecido que el hombre muera una sola vez, lo que quiere decir, es que no existe una vida después de que uno muere, como afirman muchos, sino una sola y es en este mundo y si ha sido fiel al Eterno y al Mesías recibirá la vida Eterna. Las personas no mueren y luego son lanzadas a un fuego eterno, sino que esperan quietamente el día del juicio en la tumba. ¿Pero cuando sucede este juicio?

Vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él, ante cuyo rostro huyeron la tierra y el cielo, y no fue hallado lugar para ellos.
Y vi a los muertos, grandes y pequeños, en pie delante del trono, y unos rollos fueron abiertos, y también fue abierto otro rollo, el cual es de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que habían sido escritas en los rollos, según sus obras.
Y el mar entregó a los muertos que había en él, y la Muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados, cada uno según sus obras.
Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda: El lago de fuego.
Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago del fuego.

Revelaciones 20:11-15

Quizá usted se pregunte: Si no hay una segunda muerte o una vida después de la muerte, ¿cómo es que la Escritura lo menciona? Si analizamos el contexto, veremos que estos muertos fueron resucitados para ser juzgados y luego ser condenados para siempre con la muerte por no recibir la Verdad. Si usted nota bien el texto, se dará cuenta que este es un evento que está guardado para el final de los tiempos, lo que quiere decir que no existió en los Enviados una idea de que, cuando la gente moría, se iba su alma al infierno o al cielo, sino más bien, que estos esperarían en la tumba hasta el día de la resurrección destinada para ellos. Es decir, que si la persona vivió conforme a los mandamientos del Eterno, será resucitado en la venida del Mesías, y si no vivió conforme a estos, será resucitado en la segunda resurrección para ser juzgado ante el trono del Eterno (vea Revelación 20 completo).

Visto esto, debemos decir que el Mesías no pudo haberle predicado a personas muertas, porque las Escrituras son claras al momento de explicarnos que todos los que han muerto no pueden recordar nada ni tienen más memoria.

Porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos nada saben, ni tienen más recompensa, porque hasta su memoria es puesta en el olvido.
Han perecido con su amor, con su odio y con su envidia, y nunca más tendrán parte alguna en todo lo que se hace debajo del sol.

Eclesiastés 9:8-6

¿Entiende usted amado lector este principio? No existe forma de que el Mesías haya podido predicarle a personas antes del diluvio que no recibieron la verdad; ni tampoco que ellos pudieran escuchar la verdad del evangelio, porque, como leímos, los muertos nada saben, ni tienen memoria. Ahora analicemos la condición de estas personas que vivieron antes del diluvio y que muchos dicen que se salvaron o escucharon la supuesta predicación del Mesías. La Biblia dice que la condición pecaminosa de los antediluvianos era dada hacia el mal, así que, ¿cómo puede una generación rechazada, y por la cual fue destruida la tierra, ser merecedora de recibir el mensaje de salvación para salvarse? Si las Escrituras dicen lo contrario dando testimonio de ellos, de que eran malvados y que luego serían un ejemplo para los creyentes que se apartaran de la justicia, tanto mas, que las Escrituras no muestran indicios de que una persona después de haber vivido una vida de maldad, luego de morir, pueda recibir la salvación, debido a que sus hechos ya le han juzgado.

Cuando los hombres comenzaron a aumentar en la tierra y les nacieron hijas,
los hijos de ha’Elohim vieron cuán hermosas eran las hijas de los hombres y escogieron esposas de entre las que les agradaban.
Pero Yahweh dijo: “Mi aliento no permanecerá en el hombre para siempre, ya que él no es más que carne; que se le concedan sólo ciento veinte años”.
Fue entonces, y también más tarde, cuando aparecieron los Nefilim en la tierra, cuando los hijos de ha’Elohim cohabitaron con las hijas de los hombres, quienes les dieron descendencia. Ellos fueron los héroes de antaño, los hombres de renombre.
Yahweh vio cuán grande era la maldad del hombre sobre la tierra, y cómo todo plan ideado por su mente no era sino perverso todo el tiempo.
Y Yahweh lamentó haber creado al hombre en la tierra, y se le entristeció el corazón.
Yahweh dijo: “Borraré de la tierra a los hombres que he creado, al hombre junto con las bestias, los reptiles, y las aves del cielo; porque lamento haberlos hecho”.
Pero Nóaj alcanzó el favor de Yahweh.

Bereshit/Genesis 6:1-8

Basados en la evidencia bíblica anterior, podemos decir que los espíritus encarcelados no eran personas que estaban atados o presos allí, ni tampoco pudieron ser los antediluvianos por el hecho de tener una condición corrupta, y ver que sólo Noe/Noaj junto a su familia fue salvado. Puesto que, como vimos, sólo hay una oportunidad, y es en esta vida para recibir la verdad y andar por ella. Después de aclarar estas dudas, vayamos a nuestro texto y analicemos.

1Pe.3:18 Porque también el Mesías padeció una vez por los pecados, el Justo por los injustos, para llevaros a Elohim; padeciendo en la carne pero vivificado en el espíritu. Lo primero que quiero resaltar es que el Mesías sufrió una sola vez y fue en la carne, de esto es que pedro comienza hablando. Luego dice que su propósito era llevarnos al Eterno mediante ese sacrificio de su muerte y resurrección. Después esta la frase muerto en la carne, esta frase lo que quiere decir es que el Mesías padeció estas cosas en su cuerpo mortal antes de ser resucitado, el libro de hebreos nos aclara este respecto:

Quien en los días de su carne, habiendo ofrecido ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía rescatarlo de la muerte, fue oído a causa de su sumisión.

Hebreos :7

Esta claro que se habla de los sufrimientos en su cuerpo mortal. Inmediatamente después se nos dice que fue vivificado en el espíritu, y esto habla de su condición inmortal y de la resurrección que el Padre ejecutó sobre el Mesías por medio de su espíritu de santidad. Veamos unos textos que aclaran lo que estamos diciendo:

Pero Yahweh lo resucitó, librándolo de las ataduras de la muerte, porque no era posible que continuara retenido por ella.

Hechos 2:24

Y si el espíritu de Aquel que resucitó a Yahoshúa de entre los muertos mora en ustedes, el que resucitó al Mashíaj de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales mediante Su espíritu que mora en ustedes.

Romanos 8:11

Note cómo, por medio del espíritu del Eterno, el Padre le dio vida al Mesías Yeshua. Así que es claro que la frase: vivificado en el espíritu, significa que recibió la vida Eterna por medio del espíritu de Elohim y, mediante el mismo espíritu, Yahweh le dará vida a los que mueran en el Mesías también. Esto es bueno tenerlo claro porque luego viene una frase crucial que es asociada con las frases analizadas. Quiza usted diga: porque entonces el texto dice en el y no por el o mediante el espíritu?. Lo cierto es que el texto griego tiene muchas debilidades y a este a su vez se le dificulta transmitir la idea hebrea de los escritores. Si usted observa el texto Griego en un interlineal se dará cuenta que la idea es la que hemos mostrado, que el Mesías fue resucitado por medio del espíritu, siendo que la palabra vivificar tiene que ver con darle vida en este contexto.

La palabra Griega ”zóopoieó’‘ es la que se traduce como que ha sido vivificado, es decir que ha recibido vida por medio del espíritu de Elohim como ya lo hemos visto en los textos presentados anteriormente.

1Pe 3:19 en el cual también fue a predicar a los espíritus encarcelados. La frase sombreada da la idea de que es en forma espiritual que el Mesías fue y predicó a estos espíritus, pero no es así, ya que en griego existen las frases dativas que son aquellos sustantivos que guardan relación con el pronombre, y aquí hay un caso de esos, donde la frase en el cual, tiene relación con el cuerpo glorificado que recibió el Mesías después de haber sido resucitado por el Padre, y con el cual fue llevado al Cielo a la diestra de la Majestad. Lo que quiere decir que es en este cuerpo ya resucitado e inmortal que el Mesías hace lo siguiente que indica el texto.

Lo siguiente es entender la palabra traducida como predicar, traducida así en nuestro texto. Esta palabra viene del griego Keruso, y ha sido traducida como anunciar, proclamar, publicar, pregonar etc. Lo interesante de esta palabra usada es que, no fue usada la palabra evangelizo, la cual comúnmente es usada para transmitir la idea de buenas nuevas de salvación como en Isaias 61:1. De ser así nuestros amigos que interpretan que el Mesías predico el evangelio, estarían apoyados por esta palabra en el texto, en cambio se usa Keruso para indicar la proclama de un heraldo que publica un triunfo de victoria, como se solía hacer en los juegos de Grecia. Esta idea es importante para lo que vamos a explicar mas adelante. Veamos continuación algunos ejemplos de su traducción y aplicación en los escritos nazarenos.

Y vi a un ángel fuerte que proclamaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el rollo y desatar sus sellos?

Revelaciones 5:2

El hombre de quien habían salido los demonios le rogaba que lo dejara seguir con él. Pero Yahoshúa le respondió: “Vuelve a tu casa y cuenta cuán grandes cosas ha hecho por ti Elohim”. Y él se fue, proclamando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Yahoshúa por él.

Lucas 8:38-39

Se puede entender, entonces, a partir de estos textos, que la palabra predicar no es la más adecuada para la traducción, puesto que los lectores cristianos tienen la idea de que cada vez que Keruso aparece así traducida, se refiere al mensaje del evangelio. Pero, como hemos visto, no siempre es el caso. En ocasiones se debe ver el contexto de una palabra, para deducir la forma más adecuada de su traducción. Como el caso del hombre que antes estaba enajenado, este después de ser liberado fue y anuncio la victoria del Mesías sobre los demonios y de que manera el mismo fue liberado. En nuestro caso principal no se habla de que el Mesías haya anunciado el evangelio, ya que, como vimos en textos anteriores, era imposible que los antiguos antediluvianos recibieran el mensaje de la verdad por su vida corrupta. Otra opinión a esto es que no hay segundas oportunidades después de que alguien muere, y en este punto hasta los creyentes cristianos estarán de acuerdo.

Entonces, antes de sugerir una posible traducción para la palabra Keruso, analicemos quiénes eran estos espíritus a quienes el Mesías les predicó, como muchos dicen. Veamos algunos textos que hacen sentido con lo que creía el escritor bíblico y que encajan perfecto con la idea del texto.

Sin embargo, no se regocijen de esto, de que los espíritus se les sujeten, sino regocíjense de que sus nombres están inscritos en los cielos”.

Lucas 10:20

Todos se maravillaron, de modo que discutían entre ellos diciendo: “¿Qué es esto? ¡Una nueva doctrina con autoridad! Aun a los espíritus inmundos él les ordena, y le obedecen”.
Pronto se extendió su fama por todas partes, en toda la región alrededor del Galil.

Marcos 1:27-28

Una vez llegado a la otra orilla, a la región de los gadarenos, le vinieron al encuentro dos endemoniados que habían salido de los sepulcros. Eran violentos en extremo, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. Y ellos lanzaron gritos diciendo: “¿Qué tienes con nosotros, Hijo de Elohim? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?”

Mateo/Matityah 8:28-29

Por avaricia harán mercadería de ustedes con palabras fingidas. Desde hace tiempo su condenación no se tarda, y su destrucción no se duerme.
Porque si Yahweh no dejó sin castigo a los mensajeros que pecaron, sino que, habiéndolos arrojado al Tártaro en prisiones de oscuridad, los entregó a ser reservados para el juicio;

2 Pedro 2:3-4

Note cómo el mismo Pedro se hace eco de esta realidad citando al libro de Enoc, al igual que Judas lo hará en su carta también. Ya que existía la creencia después de la construcción del segundo Templo de que los ángeles habían sido quienes se llegaron a las mujeres de la tierra para habitar sexualmente con ellas, y así engendrar gigantes que corromperían la tierra luego. Así que esto es lo que está en la mente del autor bíblico al hablar de espíritus encarcelados en prisiones de oscuridad. La versión de arriba usa la palabra Tártaro, pues es la que aparece en el texto griego, debido a que para ellos este era un lugar al fondo de una montaña donde estaban encerrados los Titanes, seres mitológicos e inmortales que habían sido encerrados por los dioses principales de la mitología griega (Zeus, Hades y Hares), pero para el escritor hebreo esta era una forma de referirse a una condición de oscuridad en la que estaban estos seres espirituales.

Ahora bien, quiero hacerles recordar, ya que todo lo han sabido, que Yahweh, al librar al pueblo una vez de la tierra de Mitsráyim (Egipto), después destruyó a los que no creyeron.
También a los mensajeros que no guardaron su primer estado sino que abandonaron su propia morada, los ha reservado bajo tinieblas en prisiones eternas (Tartaro) para el juicio del gran día.

Judas/Yahudah 1:5-6

Según el texto de Revelaciones 20, narra en qué manera y forma estos seres espirituales serán juzgados al final de los tiempos. Por otro lado, veamos entonces cómo debería traducirse el texto que habla de la predicación del Mesías a estos espíritus, que como hemos visto son ángeles caídos, que no guardaron su lugar de dignidad. Veamos algunas traducciones de la biblia:

(BPD)  Y entonces fue a hacer su anuncio a los espíritus que estaban prisioneros,

(“Kadosh“)  y de esta forma fue y les hizo una proclamación a los ruajim (espíritus) en prisión,

(DA)  y de esta forma fue y les hizo una proclamación a los ruajim (espíritus) en prisión,

Podríamos citar muchas más que como estas cambian la palabra predicar por proclamar y anunciar. La idea es que entendamos que el Mesías fue a hacerles a estos espíritus o ángeles caídos una proclama de su victoria, como un guerrero que sale victorioso y ridiculiza a sus rivales, como lo describe el Enviado Pablo en el siguiente texto:

También despojó a los gobiernos y autoridades, y los exhibió como espectáculo público, habiendo triunfado sobre ellos en el madero.

Colosenses 2:15

El texto anterior nos deja ver claramente que al ascender al cielo el Mesías publicó su victoria a estos espíritus encarcelados e hizo de ellos un espectáculo público. Un comentario de la biblia textual dice lo siguiente respecto al texto citado:

Se refiere a los derrotados obligados a marchar ante el vencedor.

(BTX3)

Otro comentario bautista al nuevo testamento dice lo siguiente. nota: (el nombre del Padre y la palabra Cristo han sido cambiados para mantener la pureza de estos, lo demás ha sido tomado tal y como esta en el comentario).

Usando la figura de la procesión triunfal del conquistador en la que los cautivos de guerra
eran exhibidos para magnificar la gloria del vencedor, Pablo dice que el Mesías
derrotó y desarmó a los poderes de su autoridad. Al exhibirlos como
espectáculo público, él (Yahweh más bien que el Mesías) expuso ante el universo su
total impotencia, conduciéndolos “en él” (es decir, “en el Mesías”, en vez de “en ella”,
la cruz; ver nota de la RVA) en su procesión triunfal para que todo el mundo
pueda ver la grandeza de su victoria.

(Nuevo Comentario Bíblico)

Ahora, sé que usted se estará preguntando si estos espíritus están en el cielo que conocemos o en la tierra. Veamos lo que dicen las Escrituras al respecto:

porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales.

Efesios 6:12

Fíjese cómo el texto hace sentido con lo que Pablo les dijo a los Colosenses sobre dichas autoridades y de como el Mesías las exhibió públicamente, aquí dice lo mismo y detalla cómo estas entidades habitan en la regiones celestes o atmósfera, esto no quiere decir que ellos habiten el tercer cielo donde mora Yahweh, sino mas bien que ellos habitan el cielo atmosférico que conocemos, desde allí ejercen influencia sobre la tierra, sobre las personas que están bajo el poder del pecado. Partiendo de allí, queda contestada la pregunta de hacia dónde fue el Mesías a predicarle, pues como vimos, cuando el Mesías asciende al cielo es que se da este suceso. De esto termina hablando Pedro en su carta y es cuando todo lo demás tiene sentido. El Mesías ejerce poder y dominio sobre estas autoridades espirituales desde la morada de Yahweh, mientras que estos habitan el universo, donde están las constelaciones.

Ahora él (Mesías), después de ascender al cielo, está a la diestra de Elohim; y los mensajeros, las autoridades y los poderes están sujetos a él.

1 Pedro 3:22 énfasis añadido

Yahweh dijo a mi amo: “Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por tarima de tus pies”.
Yahweh enviará desde Tsiyón tu poderoso cetro; ¡domina en medio de tus enemigos!

Salmos 110:1-2

…y cuál es la inmensurable grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la operación del dominio de su fuerza.
Elohim la ejerció en el Mashíaj cuando lo resucitó de entre los muertos y lo hizo sentar a su diestra en los lugares celestiales,
por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y todo nombre que se menciona, no sólo en esta era sino también en la venidera.
Aun todas las cosas las sometió Elohim bajo sus pies y lo puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la comunidad,
la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.

Efesios 1:19-23

Ya que hemos visto todo esto y aclarado los puntos importantes, podemos sacar varias conclusiones:

  1. La frase: muerto en la carne, hace alusión a la muerte del Mesías.
  2. La frase: vivificado en el espíritu, hace alusión a la resurrección del Mesías y fue en esta condición que fue y anunció a los poderes celestiales su victoria.
  3. El Mesías no fue al infierno, sino que ascendió a los cielos y, al ascender, visitó la atmósfera donde se encuentran estos seres según Efesios 6:12.
  4. El Mesías no predicó el evangelio, sino más bien, anunció y proclamó su victoria ante estas autoridades celestiales, tal como lo dice Colosense 2:15.
  5. Estos seres espirituales son los ángeles caídos, que bien dice Pedro desobedecieron en tiempos del diluvio del libro de Génesis 6 y del libro apócrifo de Enoc, a quien también cito Pedro en su segunda carta.
  6. Este texto no puede ser usado para enseñar que existe un infierno, y que el Mesías bajo al mismo, para llevar el mensaje del evangelio como muchos afirman. Un texto no puede ser usado para enseñar o afirmar una doctrina, para esto es necesario utilizar varios textos que afirmen dicha enseñanza y sobre todo que dicha enseñanza tenga sus bases en la Torah (Ley de Elohim).
  7. Es importante ver el contexto en el que se dice una cosa y no sacar conclusiones previas, basadas en nuestras creencias. Debemos al mismo tiempo ver lo que creía el autor bíblico antes de poder llegar a conclusiones, debido a que estas creencias pueden estar implícitas en el texto al momento de que dicho autor escribiera.